ENTRADA DESTACADA

Niños y niñas peatones de África se llevan el primer Premio Ross para Ciudades

La primera edición del galardón premia una organización sin ánimo de lucro que contribuye a ciudades más seguras para la infancia africana ...

sábado, 20 de abril de 2019

Niños y niñas peatones de África se llevan el primer Premio Ross para Ciudades

La primera edición del galardón premia una organización sin ánimo de lucro que contribuye a ciudades más seguras para la infancia africana
  

GEMMA SOLÉS I COLL
Girona 
19 ABR 2019

Johannesburgo no es ciudad para peatones
La organización benéfica SARSAI de Dar Es-Salam, se lleva el galardón de la primera edición del Premio Ross para Ciudades, un laurel del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) que va a destinar 250.000 dólares anuales para reconocer los logros en la transformación urbana. En su primera edición, el galardón allana el camino hacia ciudades más seguras reconociendo el trabajo de este programa, que hace que los viajes a la escuela sean más seguros para los niños en Dar es Salaam, Tanzania y otras ciudades africanas.

Las ciudades del África subsahariana tienen un grave problema de tráfico que pone en riesgo las vidas de millones de personas. Entre ellas, la infancia es la más vulnerable de todas. Y es que, como ya hemos subrayado anteriormente en Planeta Futuro, "los niños y niñas africanos tienen el doble de probabilidades de morir en la carretera que los menores en otros lugares del mundo".

SARSAI, un programa sin fines de lucro cuyas siglas en inglés significan 'Mejoras y Evaluaciones de Seguridad Vial del Área Escolar', identifica áreas de alto riesgo para los niños que van a la escuela y utiliza varios medios para protegerlos del tráfico, como los baches de velocidad, los bolardos o las aceras. Para premiar el trabajo que llevan haciendo desde hace ya seis años, el pasado miércoles 10 de abril de 2019, la organización WRI, con sede en Nueva York, les otorgó el primer galardón, destinado a premiar los mejores proyectos del mundo para la mejora de la vida urbana.

SARSAI, comenzó su trabajo en Dar es Salaam en 2012, centrándose en las escuelas de mayor riesgo y recopilando datos de tráfico sobre qué intervenciones podrían ayudar. El programa ha servido ya a 38.000 niños en Dar es-Salam y funciona en nueve países de la región subsahariana, demostrando a los gobiernos locales que es suficiente con medidas simples y de bajo costo para salvar las vidas y la integridad de los más vulnerables.

Según informa WRI, Sarsai ha conseguido reducir las tasas de lesiones entre niñas y niños de la ciudad de Dar es-Salam en un 26 por ciento y ha disminuido las velocidades de tráfico en hasta un 60 por ciento en las áreas escolares en las que funciona. Con su programa, además, Sarsai contribuye a reformular el diseño urbano haciendo que las ciudades sean más amigable para los viandantes, especialmente para los niños peatones.

Los cuatro finalistas para la primera edición de este nuevo premio mundial fueron el Proyecto de Desarrollo Urbano de Eskişehir, que revitalizó un río y una ciudad en Eskişehir, Turquía; Metrocable, el sistema de tranvía aéreo en Medellín, Colombia; SWaCH Pune Seva Sahakari Sanstha, una cooperativa de propiedad de recicladores en Pune, India; y Warwick Junction en Durban, Sudáfrica, un área de mercado vibrante donde la organización sin fines de lucro Asiye eTafuleni ayuda a los trabajadores informales a diseñar mejoras de forma colaborativa y comprometerse con la toma de decisiones oficial.
.
El proceso de evaluación fue extenso: en el transcurso de un año, el comité del Premio Ross examinó a unos 200 candidatos. El jurado estaba compuesto por líderes e innovadores urbanos, incluido el arquitecto tanzano David Adjaye. Según la WRI, sus jueces buscaron proyectos que impactan las vidas de los residentes de la ciudad, la forma y función de las economías urbanas, los entornos y las comunidades en general, poniendo un énfasis especial en el espacio público compartido y una tendencia a mejorar los espacios verdes. Así, con este premio inaugural, se espera ayudar a las ciudades a retomar el camino hacia una trayectoria más sostenible y equitativa, impulsando soluciones urbanas de vanguardia que puedan replicarse en múltiples contextos

https://elpais.com/elpais/2019/04/17/seres_urbanos/1555489780_664403.amp.html

jueves, 18 de abril de 2019

Cinco atropellos en un paso de cebra en Coslada

Los vecinos denuncian la peligrosidad del cruce situado en la calle México

16/04/2019
TeleMadrid

Hay un paso de cebra en Coslada marcado por sus vecinos como muy peligroso. Está situado en la calle México. Marisa, una vecina, fue atropellada allí el pasado mes de noviembre.

La falta visibilidad, pegado a la esquina en la intersección de dos calles, convierten a este punto de la ciudad como de "alto riesgo" para los peatones que se aventuran a cruzar la vía.

Ya se han producido cinco atropellos, con heridos graves.

La denuncia ya se ha llevado al pleno del Ayuntamiento. En concreto, el pasado mes de febrero. De momento, desde el consistorio no han informado de ninguna medida a acometer para solucionar el problema que representa para la seguridad de los viandantes.

http://www.telemadrid.es/programas/buenos-dias-madrid/atropellos-paso-cebra-Coslada-2-2113308654--20190416110634.html

miércoles, 17 de abril de 2019

Problemas con el Mobike en L'Hospitalet

La Síndica censura que los aparcamientos de las bicicletas de Mobike estén situados en las aceras. A su juicio, no deberían estar en un lugar reservado al ciudadano sino en la calzada.

HÉCTOR MARÍN
| L;HOSPITALET
13/04/2019

La presencia desde hace meses de bicicletas compartidas en el suelo o abandonadas en cualquier espacio de L'Hospitalet de Llobregat, un fenómeno reciente documentado en las redes sociales, es habitual en la segunda ciudad catalana más poblada pero sigue sorprendiendo a quien lo observa por primera vez.

Lejos de utilizar los aparcamientos instalados para las bicicletas del gigante chino Mobike, usuarios incívicos del equivalente hospitalense del Bicing prefieren dejarlas tiradas a su suerte en cualquier ubicación. Basta una simple búsqueda en Twitter para localizar decenas de bicicletas abandonadas por toda la ciudad, incluso en espacios periféricos. Son vehículos fuera de lugar que, en muchos casos, provocan problemas de movilidad. La problemática de incivismo, conocida pero no solucionada aún por el Ayuntamiento, ha provocado que la Síndica de Greuges de L'Hospitalet, figura equivalente a la de defensor del pueblo, se haya visto obligada a intervenir. La síndica, Merche García, reclama duras sanciones para los incívicos.

Recuerda García que el aparcamiento de los vehículos compartidos no puede quedar a criterio de cada usuario. Por esa razón, sugiere a la empresa que adopte un procedimiento sancionador contra quienes no usan correctamente el servicio de 216 bicicletas compartidos llegado a L'Hospitalet el pasado septiembre tras una primera experiencia en Madrid.

La síndica reclama una regulación sobre el uso de estos vehículos en la ciudad. Su informe, al que tuvo acceso este periódico, llega tras varios meses en los que el asunto ha provocado crispación entre algunos de los grupos municipales del Consistorio. Las abundantes quejas de vecinos, asociaciones y comerciantes contra los incívicos son el origen de la resolución de García, quien advierte que no se está cumpliendo la ley de accesibilidad. Otro de los aspectos censurados por la Síndica es que los aparcamientos de las bicicletas de Mobike estén situados en las aceras. A su juicio, no deberían estar en un lugar reservado al ciudadano sino en la calzada.

La pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento liderado por la socialista Núria Marín. Conocedor de la resolución de la Síndica de Greuges de L'Hospitalet, el Consistorio cuenta con un mes para dar respuesta a un informe que ha sido ya aplaudido por algunos de los grupos de la oposición, por la asociación Sumem y por otros activistas que llevan siete meses denunciando las imágenes y momentos impredecibles que ha propiciado la llegada de la prueba piloto de Mobike.

Desde Sumem, no contrarios al uso de la bicicleta como tal, expresan que el Consistorio está obligado ahora a impedir que las bicicletas se aparquen en las aceras: «Debe rendir cuentas sobre qué está haciendo para evitar la vulneración de derechos fundamentales como son los relacionados con la accesibilidad».

En una ciudad de aceras pequeñas, aún con mucho camino por recorrer en el ámbito de la movilidad sostenible, la alcaldesa aplaudió la llegada a la ciudad del servicio de Mobike, encaminada a incrementar las oportunidades de uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo, saludable y no contaminante. Siete meses después de su aterrizaje oficial en la ciudad, el incivismo de algunos de los usuarios del servicio se ha convertido en un problema para la localidad

https://amp.elmundo.es/cataluna/2019/04/13/5cb0f42e21efa08e248b458f.html