PALMA DE MALLORCA: El Ayuntamiento de Palma limita el acceso en coche al centro histórico a los residentes

Reserva las 400 plazas de aparcamiento para los vecinos e instalará más cámaras de vigilancia

Sólo el vecindario y autorizados podrán acceder del Paseo Marítimo a la avenida Antoni Maura

INDALECIO RIBELLES
Palma07/06/2016

Aunque en la práctica ya era así en la mayor parte del callejero del casco antiguo, a partir de ahora, circular y estacionar por el centro histórico de la capital balear será un privilegio restringido a residentes que cuenten con la pertinente autorización municipal, además del servicio público, de mercancías y emergencias. Todo ello como resultado de la propuesta presentada este lunes por el concejal del área de Movilidad, el socialista Joan Ferrer, con el objetivo de «pacificar el tráfico» en el centro de Palma extendiendo al grueso de la trama urbana del casco antiguo las calles catalogadas como Áreas de Circulación Restringida (ACIRE), sólo para residentes.

Una iniciativa incluida en el punto número 32 del denominado Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) aprobado en 2014 por el anterior gobierno del PP y que en los próximos días se plasmará en la realidad una vez refrendada por toda clase de entidades integradas en la denominada Mesa de la Movilidad. En rueda de prensa, el edil Ferrer detalló los principales puntos del acuerdo que viene a blindar el acceso del tráfico rodado al centro histórico donde una vez en vigor, residentes, peatones, transporte público y vehículos autorizados serán los únicos que, en teoría, podrán circular sin temor a exponerse a una sanción.

El objetivo: poner coto a los 4.000 vehículos (del total de 6.000) que cada día transitan por el corazón urbano sin autorización municipal, buscando un aparcamiento imposible. Para asegurar el cumplimiento del acuerdo Cort no solo instalará más cámaras de vigilancia. El número de plazas de aparcamiento a pie de calle en zona azul también quedarán reservadas para residentes, un total de 400, casi un 70% más que las actuales. En la práctica el plan Ferrer incluye la ampliación del ACIRE de Santa Eulàlia hasta incluir la totalidad del intrincado callejero del barrio de Sa Gerreria con frontera con las calles Mateu Enric Lladó, Porta des Camp o Plaza Mercadal, entre otras. Las plazas de Sant Francesc y Quadrado serán libres de aparcamiento para los residentes que tengan la pertinente tarjeta municipal y que vivan en el área de La Seu, Sant Bartomeu, Calatrava y Santa Eulàlia. Movilidad trasladará además el area de Infraestructuras la decisión de ampliar la acera de la calle Ramon Llull en el flanco donde está ubicado el colegio de Sant Francesc y el Archivo del Reino de Mallorca para proteger la seguridad vial de los alumnos del citado colegio. La calle tendrá además sentido único.

Otra de las novedades es la creación del denominado ACIRE de la Misión, en el entorno de las populares calles Sant Miquel, Reina Esclaramunda Font i Monteros, Cardenal Pou y Oms hasta la Rambla. «Se trata de la zona alrededor de Oms donde las calles son estrechas, sin acera y con un tejido comercial que hay que proteger», aseguró el concejal. El tercer pilar de la batería de propuestas de restricción de la circulación en el centro es la ampliación del acceso a la zona de la calle Constitució incluyendo como ACIRE además de la citada, las de Pelaires, Tous y Maroto y Soledad. Por último y para completar el blindaje de acceso al casco antiguo el giro hacia Antonio Maura no se permitirá desde el Paseo Marítimo, a excepción de residentes (con distintivo ACIRE) y los servicios autorizados (transporte público, taxi, servicios de mercancías ...). De esta forma los cientos de coches de alquiler que cada día de temporada alta accedían desde esta arteria al corazón de Palma deberán de estacionar en el aparcamiento municipal de esta avenida, el más caro por cierto de toda la red municipal y visitar a pie las calles del casco antiguo. Todos los que quieran acceder al centro deberán hacerlo a través de la avenida Argentina, Paseo Mallorca y Jaime III.

Por si fuera poco la velocidad baja en intensidad de Avenidas hacia el interior. El Consistorio crea un itinerario protegido donde el peatón tendrá preferencia. Un eje viario que arrancará en la cuesta de la calle Conqueridor, plaza Cort, calle Colom, Galera, Esparteria, Ferreria, Gerreria y Socors, donde enlaza con Avenidas. En estas arterias los vehículos solo podrán circular a 20 kilómetros por hora. En las calles Conqueridor y Victòria sólo podrán aparcar los residentes que tengan el distintivo pertinente de la ORA.

Para el concejal de Movilidad, la entrada en vigor de esta batería de medidas es una «estrategia para calmar el tráfico y reinvertir la prioridad dando más protagonismo a los peatones». Ferrer recordó que el PMUS «es de obligado cumplimiento» y que «se trabajó de manera participada con asociaciones vecinales, comerciantes, asociaciones y partidos políticos». «Lo que queremos es tener un centro histórico protegido y vivo como demuestran las experiencias similares que se han puesto en marcha en otras ciudades europeas».

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas