ENTRADA DESTACADA

Zaragoza: otro peatón atropellado en un paso de cebra sin semaforizar

Herido leve un peatón de 63 años tras ser atropellado por una furgoneta en un paso de cebra sin semaforizar El conductor del vehículo ha d...

viernes, 29 de mayo de 2015

BICI BUS: al cole con chavales en bici por calzada

Receta para un bicibús


Ingredientes: una comunidad educativa sensibilizada con los problemas de contaminación y sedentarismo, un grupo de adultos –mínimo tres- a los que no les importe madrugar un poquito más cada viernes, un grupo de niños a los que les ocurra lo mismo y que, además, tengan unos padres que confíen en ese grupo de adultos, tabla de datos de los participantes (teléfonos, domicilios…), 1kg de ilusión, ¼ y mitad de ganas de cambiar el modo en que nos desplazamos, ½ kg de cuidado hacia el Medio Ambiente, una oncita de chocolate, 100 g de alegría, 200 g de cariño.

Preparación:
1. Mandar un mensaje al grupo de adultos, el lunes o martes, para saber con quién se puede contar ese viernes. Dejar reposar.

2. Echar un vistazo a una página de meteorología el miércoles por la tarde (nosotros confiamos en el bueno de Maldonado y su www.eltiempo.es), para ver las previsiones. En el caso de que haya cielos despejados entre las 7 y las 10, se hará el bicibús. Comprobar que se tienen todos los ingredientes.

3. Preparar la tabla de recogida de bicibuseros (adjuntamos modelo más abajo). Estableciendo rutas con sentido diferente para cambiar el orden de recogida. En la actualidad, nosotros tenemos las dos expuestas y vamos alternando cada viernes una.

4. El jueves por la tarde, a la salida, darle a cada niño la tabla, en la que se ha subrayado la hora en que se va a pasar por su punto de recogida  y anotar quiénes han acudido para saber cuáles van a ser las paradas.

5. Mandar un mensaje al grupo de adultos confirmando el bicibús y adjuntando la tabla de recogida.

6. Revisar la bicicleta y acariciarla.


Cocinado:
1. El viernes, despertarse temprano, ser consciente de la suerte que se tiene por poder desarrollar un proyecto tan efectivo para el cambio de hábitos en nuestra ciudad. Sentirse orgulloso al ponerse el chaleco y salir a la calle. Poner el bicibús a fuego lento, para que no se  nos agarre.

2. Ir a la puerta del colegio para iniciar el recorrido circular que concluirá con un montón de chavales llegando al centro, en bici, apenas una hora después. Empezar a remover.

3. Establecer quién es el adulto que guía y el que cierra (conviene rotar). Verbalizar el recorrido que se va a hacer. Probar su punto de azúcar, cariño e ilusión y disfrutarlo plenamente.

4. Se circula en pareja y en paralelo. El adulto que guía tiene a su lado a un chaval al que irá enseñando nociones prácticas de educación vial (señales, preferencias, etc.) Se tiene una tabla en que se va anotando quién va primero cada viernes.
El adulto que cierra la caravana de bicis se encarga de llevar el banderín con el logo y nombre del proyecto y del colegio.

Se advierte de no pegarse a los coches aparcados ni, en exceso, a la línea que separa los carriles. Todos los adultos vigilan que se circule con precaución y, menos el primero, se encargan de colocarse de tapón cuando la situación lo requiera.

En caso de que haya un coche en segunda fila y, por lo tanto, se necesite un cambio de carril, es el último adulto el que se encarga de hacerlo primero, en connivencia con el primero, para que el grupo pueda hacerlo con seguridad y en bloque posteriormente.

Si se llega antes a una de las paradas, esperar en un lugar seguro que no moleste al tráfico. 

Si se pasa a la hora establecida y el niño no está, el bicibús sigue.

Si al circular el grupo se rompe, por cualquier motivo, el adulto que guía busca el lugar más idóneo para propiciar la reagrupación (por lo general en una plaza de aparcamiento). 

Atención especial si se ocupa la acera: dejar pasar a los peatones y, sobre todo, incorporarse a la calzada con seguridad.

4. Llegar al cole entre vítores, saludos, sonrisas y complicidad.

5. Anotar en la tabla de participantes quiénes lo han realizado a efectos de estadísticas y estudios posteriores. Disfrutar de la digestión, sin sobresaltos, degustando la onza de chocolate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones