ENTRADA DESTACADA

Los invidentes alertan del peligro de aparcar los patinetes en las aceras

Piden al consistorio y a la Delegación del Gobierno que busquen alternativas. La ONCE advierte de que se estacionan en lugares de paso y exi...

lunes, 21 de mayo de 2018

SAN SEBASTIAN: Vecinos y comerciantes de la calle Matia valoran la medida un año después de su implantación

DANI SORIAZU
Sábado, 19 mayo 2018

Posiciones encontradas entre los vecinos y comerciantes de la calle Matia sobre la idoneidad de peatonalizar esta vía todos los domingos y festivos, ahora que se cumple un año desde que el Ayuntamiento pusiera en marcha esta medida. Nació como una experiencia piloto, aplaudida por los residentes del entorno y con visos de poder modificarse si se veía que la cosa no funcionaba. Doce meses después, la gran mayoría ya tiene sentencia: «No sirve de mucho».

Por supuesto los hay que valoran positivamente esta opción, si bien este periodista no los encontró en la misma medida que la de detractores. En este sentido, son los vendedores de productos de alimentación, como panaderías, frutas o verduras, o establecimientos de venta de periódicos y revistas los que más alzan sus voces en contra.

Es el caso de Karmele, de la panadería Estrella, que no oculta su malestar. «Todo ha ido a peor», asegura. «Se vende menos, anda menos gente por la calle y esto se queda muerto. Así que espero que lo quiten», apunta. En la misma línea se pronuncia un vendedor de prensa de la calle. «Se nota mucho el bajón», señala. «Antes el mejor día era el domingo, y ahora en cambio es el sábado», se atreve a afirmar. Y por su parte, Ramón, de la floristería Huntz, también afirma notar una caída en el número de clientes los domingos y festivos que abre.

«Antes el mejor día de venta era el domingo, ahora es el sábado», se lamenta un vendedor

Ninguno de los tres sabe explicar los motivos exactos por los que la peatonalización de la calle lleva aparejada una caída en sus ventas, aunque creen que la imposibilidad de dejar el coche es el motivo principal. «Antes había gente que venía con su vehículo, aparcaba, compraba el periódico y el pan, se tomaba algo y se iba a pasear por la playa o la zona. Ahora ya nada», dice Karmele. Ramón también opina en este sentido: «muchos ven la calle cortada y se van a otro sitio».

En el otro extremo se encuentra la opinión de uno de los bares de la calle, que reconoce que la peatonalización se nota «para bien» y «sobre todo si hace buen tiempo». Desde su punto de vista, cree que con este tipo de medidas salen ganando los hosteleros pero que los comerciantes se resienten. «Es lógico, si se puede aparcar muchos vienen, hacen las compras y se van. En cambio aquí viene la gente tranquilamente, con los críos que pueden jugar, y se pasa más rato que de la otra forma».

Pero algunos vecinos también difieren de ver la peatonalización como algo positivo. Miguel es el responsable de la frutería Urrea y también es residente de la calle Matia. Si bien su comercio cierra los domingos, asegura ser muy consciente de cuál es la realidad de este paseo cuando se peatonaliza. «Vienes a las once de la mañana y esto está muerto. También en verano. Hasta las 12.30 horas o así no se ve actividad. Igual sí ves a algún niño con la bici o el patín circulando por la calzada o a alguien paseando por ahí, pero en general todos van por la acera», asegura. Recuerda que, quitando aquellos dos dos primeros domingos de mayo del año pasado, cuando la medida se puso en marcha y el Ayuntamiento animó la zona con música y mercadillo, la vitalidad prometida en la calle brilla por su ausencia.

La edil de Movilidad se reunirá en junio con los agentes implicados para decidir qué hacer

«La única que saca ventaja es la grúa, que se lleva un montón de coches cada domingo. Yo he visto cómo se quitan hasta una decena». Luisa, otra vecina, dice que tanto a ella como a sus conocidos «la medida no nos convence. A ver, no tengo ningún inconveniente, a mí no me afecta, pero creo que la utilidad es pequeña».

Miguel vive en el paseo de Heriz y suele pasar por la calle Matia cuando ésta se peatonaliza. Cree que «hay más probabilidad de que un niño que juega con su bici sufra un accidente, porque hay una valla de plástico que delimita la zona y que es muy fácil saltársela», explica. Además, recuerda que por la zona circulan los coches que tienen que entrar o salir de los garajes.

Reunión de valoración

La concejala de Movilidad, Pilar Arana, tiene previsto reunirse la primera semana de junio con los vecinos y comerciantes de la calle Matia para hacer balance de este primer año desde la peatonalización y conocer, de primera mano, la realidad de la zona. Tras esa reunión, desde su departamento se tomará la medida que crean más conveniente. Las opciones serán seguir con la peatonalización, cancelarla o hacer alguna modificación en la misma.

El Ayuntamiento llevaba varios años reflexionando sobre estas peatonalizaciones «de quita y pon» y en mayo del año pasado decidió dar el paso de probar la media en la calle Matia, con el objetivo de aprovechar el bajón vital que se produce en esta vía los domingos, sobre todo por la tarde, para entregarla a los peatones.

Los conductores son advertidos con señales de que los vehículos pueden estacionar la noche anterior si son desaparcados antes de las ocho de la mañana. A partir de esa hora y hasta las ocho de la tarde del día festivo ningún coche puede estacionar en la calle Matia si no quiere ser retirado por la grúa. Unas vallas son las encargadas de delimitar el área de la peatonalización. Asimismo, hay habilitados itinerarios para que los propietarios de garajes en la zona puedan meter y sacar sus coches.

http://www.diariovasco.com/san-sebastian/peatonalizacion-calle-matia-20180519001710-ntvo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones