BARCELONA DESPLAZA A LA CALZADA LOS CARRILES BICI DE LAS ACERAS

publicado en El País por Clara Blanchar
Barcelona 15 DIC 2014


La revolución tranquila de la bicicleta urbana avanza en Barcelona. Con la ordenanza de la bici acabada de aprobar y en vísperas a la entrada en escena de un nuevo protagonista, el Bicing eléctrico —mañana mismo—, la ciudad ha comenzado a bajar carriles bici de las aceras a la calzada. 

El de la Diagonal es el que más ha dado que hablar, porque durante los meses de las obras utilizarlo ha sido jugarse el tipo: tanto, que finalmente el Ayuntamiento ha cedido y lo segregará del resto del tráfico. Pero hay otras vías donde se están desplazando los carriles sin tanto ruido pero con evidentes beneficios para ciclistas y peatones.

Es el caso de la Meridiana, de la plaza de les Glòries hacia la salida norte de la ciudad —carril de doble sentido y del ancho que toca por el que ayer había un hombre entrenándose para esquí de fondo con patines y bastones—, o de la rotonda de la confluencia entre la propia Meridiana con las calles de Almogàvers y Marina. Este era uno de los puntos negros para el tráfico de las bicis, que tenían dos opciones: arriesgarse a circular junto a los coches; o ir por la acera molestando. El cambio ha consistido en destinar a las bicis el espacio interior de la rotonda. Y algo parecido hará el Ayuntamiento en la compleja plaza de Espanya. También se resolverá el complicado cruce de Diagonal a la altura de Aragó.

El director de Movilidad del Consistorio, Adrià Gomilla, recuerda que además de bajar carriles a la calzada, han señalizado todas las zonas 30 “para incentivar que las bicis las utilicen sin miedo y advertir a los conductores de que les respeten”. En los últimos tres años la ciudad ha ganado 30 kilómetros de carriles, algunos de doble sentido, como la prolongación de Provença.

“El drama de los carriles es mientras duran las obras”, dice el BACC
Desde el Bicicleta Club de Catalunya (BACC), su presidente, Albert Sanz, aplaude, en general, los nuevos carriles bici de la ciudad: “por cantidad y por calidad”. “El drama”, dice, “es mientras duran las obras”, por la mala señalización o los desvíos a los que se ven obligados a realizar los ciclistas.

Desde Madrid, Pablo León, del blog I love bicis (alojado en este diario), es de los que más saben de bici urbana y aplaude cómo se pedalea en Barcelona, pese a las críticas locales. “Fue de las primeras ciudades en subirse al carro de la bici y cometió aciertos y errores, pero cuenta con una red densa y utilizada, es una ciudad amigable para pedalear”. “Es verdad que cuando llegó el alcalde Trias pareció que habría una regresión, pero se dieron cuenta de que no tenían más remedio que apoyar. Igual hubo un bajón, pero Barcelona ya tenía metido el virus de la bicicleta”, dice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas