Pedaleo sin esfuerzo y con diseño aragonés

M. Llorente| Actualizada 14/01/2015

Extender el uso de la bicicleta eléctrica en España es lo que pretende Chimobi, empresa creada hace dos años en Ejea.

Pedaleo sin esfuerzo y con diseño aragonés
Parte del equipo de esta joven empresa en sus instalaciones en Ejea. De izquierda a derecha, Eduardo Carreras, Jorge Cortés, Estefanía Clemente, Mario Aragonés, Daniel Laborda y Felipe Gonzalo.. F. G.


La apuesta por desarrollar la movilidad eléctrica en las ciudades españolas y el amor a la bici fueron las razones de peso que animaron a los jóvenes Felipe Gonzalo y Mario Aragonés a crear hace dos años la empresa Chimobi, especializada en diseñar y ensamblar en Ejea de los Caballeros bicicletas que pedalean sin más energía que la que aporta la batería eléctrica. "Lo que nos hace una empresa diferente y única a nivel nacional es que ideamos nuestros propios modelos de bicicleta: controlamos y decidimos cada uno de los componentes, incluido su color. Esta es nuestra principal ventaja competitiva", asegura Gonzalo, director ejecutivo de esta empresa.

La inversión inicial para crearla se elevó a unos 150.000 euros, sumando los diversos viajes a Asia en búsqueda de proveedores, el desarrollo de planos y prototipos, el registro de marcas, los análisis de mercado, la homologación de bicicletas, más todo un año de gastos de personal. Un esfuerzo financiero que ha merecido la pena. "En 2014 hemos alcanzando los 320.000 euros de cifra de facturación con más de 700 unidades de producto comercializadas, entre bicicletas eléctricas, del tipo ‘fixie’ –con piñón fijo– y patinetes eléctricos", indica Gonzalo.

Sin el respaldo del grupo empresarial de las Cinco Villas que está detrás de Chimobi no hubiera sido posible dar con los proveedores adecuados. "En España apenas quedan y optamos por utilizar componentes con prestigio internacional como Shimano, Promax, Tektro, Samsung o Panasonic, la mayoría ubicados en China, Taiwan o Japón. Desde luego sin el apoyo de este grupo empresarial que tiene sede y personal en Asia habría sido muy difícil conseguirlo", explica este emprendedor que vio que en España había nicho de negocio suficiente hasta que se equipare en el uso de bicicleta eléctrica a países como Holanda –donde ha vivido– Alemania, Dinamarca o Austria.

Que les conozcan más. Ese es el reto para el año que acaba de comenzar, dice Felipe Gonzalo. "Empezamos nuestro desarrollo comercial en Zaragoza y provincia, pero en 2014 nos hemos posicionado desde Barcelona hasta Alicante en toda la costa mediterránea con nuestras bicicletas de gama media alta a un precio asequible.
Actualmente contamos con varios distribuidores y hemos vendido bicicletas desde Canarias a Menorca pasando por Melilla y Galicia, pero hemos de consolidarnos", señala. 


Lo mismo, en el mercado internacional porque el producto de Chimobi –bicis eléctricas desde 1.200 euros– ha llegado a clientes de Portugal, Francia, Holanda, Bélgica y Alemania, pero les falta un plan estratégico que concluirán en 2015, año que esperan que sea el de su despegue fuera y "volcando también su esfuerzo comercial en Madrid y el centro de España".

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas