«No puede haber convivencia de peatón y ciclista. Lo ideal es quitar espacio al coche»

MARÍA J. FUENTE
VIGO
LA VOZ 22 de mayo de 2016 

No cogía la bici desde que tenía quince años porque la ciudad no se prestaba mucho a ello. Con tal perspectiva, quién le iba a decir a Alexandre Mouriño que su proyecto fin de carrera de Arquitectura lo dedicaría al diseño de carriles bici para Vigo de la mano de un experto, el profesor David Viana, de la Escola Superior Gallaecia, de Vila Nova de Cerveira.

-¿Cómo se le ocurrió?
-Estaba en contacto con instituciones relacionadas con el urbanismo y llegó a mí un proyecto que desarrollaron en Lisboa, una ciudad que, como Vigo, tiene cuestas. De hecho, le llaman la ciudad de las siete colinas. Los autores de la iniciativa portuguesa elaboraron un vídeo que ganó varios premios internacionales. Analizaron los viales de la ciudad y los reflejaron en un mapa cromático. Los factibles, en verde; los de mediana dificultad en amarillo; y en rojo, los que tenían más cuesta. Detalla los kilómetros y el recorrido, coincidiendo con la línea de metro. Lo vi y dije: estamos igual en Vigo.

-¿En qué fase está el proyecto y cuándo estará listo?
-Lo empecé hace un mes, cuando se aprobó la propuesta, pero llevo trabajando un año con mi tutor. La idea es presentarlo en septiembre.

-¿Ahora ya coge la bici por la ciudad?
-Por supuesto. Es fundamental para el proyecto. Lo primero que pensé fue: tendré que conocer los inconvenientes antes de nada. Hace un año fui, me compre una bici y empecé a circular con ella. Ahora la usamos siempre mi pareja y yo.

-¿No les da miedo?
-Hay que familiarizarse y convivir con ella. La utilizamos para desplazamientos cortos, el coche es para largos. Si por la semana puedes evitar sacarlo, mucho mejor. Es un ahorro de gasolina y de tiempo.

-¿Cuál es la mayor dificultad a la que se enfrenta?
-Dicen que la topografía, pero se pueden trazar recorridos salvando grandes pendientes. No se trata de llegar a ser como Sevilla, donde el 30 % de los desplazamientos se hacen en bici, pero es factible para recorridos de uno o dos kilómetros. Además habiendo bicis eléctricas, eso es lo de menos.

-Pero resultan más caras.
-No. Una bici eléctrica puede costar entre 600 y 800 euros, mientras que una de montaña puede llegar a los 2.000 o 3.000. El clima tampoco es un impedimento. Hay ciudades como Ámsterdam o Copenhague, que lo tienen mucho peor y es el medio de transporte.

-Entonces, ¿a qué achaca el poco interés?
-Es un tema cultural. Aunque en los últimos años está más de moda, es un proceso muy lento y un modo de moverse que aún está mal visto. Todavía se presume de coche. Si aquí se viera a un político desplazándose en bici no se lo que diría la gente. Solo se les ve dando un paseo cuando hay elecciones. En países como Holanda o Suiza, los políticos la usan por convicción. Es más rápida y barata y un gesto de movilidad para con los demás. Vigo es de las pocas ciudades que no tiene un plan de movilidad ciclista, solo hay pequeños estudios.

-¿Es posible la convivencia de peatones y ciclistas?
-No puede haber convivencia de peatones y ciclistas. Lo ideal es quitar espacio al coche, utilizar la calzada. Los intentos de algunas ciudades para que las bicis circulen por las aceras han fracasado. Hay calles con límites de 30 kilómetros por hora donde pueden convivir bicis y coches. Es una cuestión de educación.

-¿Requiere una fuerte inversión?
-Lo más caro no es poner ciclovías. Lo más oneroso es la promoción, fomentar una educación que facilite recorridos seguros para desplazarse, por ejemplo, a los colegios.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/vigo/2016/05/22/puede-haber-convivencia-peaton-ciclista-ideal-quitar-espacio-coche/0003_201605V22C2993.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas