ENTRADA DESTACADA

TODOS SOMOS PEATONES

03/02/2018 La Vanguardia EDITORIAL A lo largo de las dos últimas semanas, La Vanguardia ha publicado en su sección Vivir ...

jueves, 16 de noviembre de 2017

Los japoneses ya no compran coches

Peter Wells
Financial Times
16/11/2017
Japón es conocido por la influencia de sus fabricantes de coches, pero los Millennials nipones han ayudado a que el número de propietarios de coches caiga hasta alcanzar los niveles más bajos de las dos últimas décadas.
Según la Automobile Inspection & Registration Information Association, en marzo de este año había tan sólo 1,06 coches por núcleo familiar, la tasa más baja desde 1999 y por debajo del máximo de 1,12 coches de 2006. Tokio, con 3,1 millones de coches registrados, tenía la tercera tasa más elevada de las 47 prefecturas japonesas, por detrás de Aichi y Saitama.
El bajo índice de propietarios de coches en Tokio se debe, en parte, a la eficiencia de su transporte público. Los atascos, como en muchas otras ciudades asiáticas, hacen que la adquisición de un coche resulte menos atractiva.

La normativa japonesa es otro elemento disuasorio, ya que dictamina que los conductores deben demostrar que tienen dónde aparcar su coche antes de poder comprar uno. El suelo es tan caro en Japón que el aparcamiento es difícil de encontrar.
Envejecimiento
Estos factores están desanimando a los jóvenes a comprar o incluso a conducir un coche no sólo en Tokio, sino también en otras ciudades del país. Los datos de la consultora NLI Research Institute muestran que el porcentaje de hombres en Japón entre 20 y 24 años con permiso de conducir cayó desde el 87,8% de 2001 al 79,9% de 2015. También hay un descenso entre las mujeres jóvenes, segmento en el que la proporción de permisos de conducir descendió desde el 77,3% de 2001 al 72,2% de 2015. Mientras, el 82,5% de los hombres entre 70 y 74 años tenían permiso de conducir.
Trevor Mann, director de operaciones de Mitsubishi Motors, cree que la tendencia a la baja entre los jóvenes a comprar un coche es más evidente en Japón porque es un país cuya población envejece rápidamente, lo que le diferencia de otros países.
Sin embargo, Mann señala que la congestión del tráfico y la facilidad de viajar en transporte público en Tokio se pueden extrapolar a otras ciudades, donde cada vez son menos los jóvenes que tienen coche. "Como fabricantes, no tenemos que fijarnos necesariamente en la tendencia a la baja de la propiedad de coches en algunas ciudades o países, ya que, cuando se analiza la evolución mundial y el volumen previsto de la industria, sigue creciendo", explica Mann.
El ejecutivo también puntualiza que Mitsubishi, que mantiene alianzas estratégicas con socios como Renault y Nissan, está centrando su atención en el crecimiento potencial del alquiler y uso del coche compartido. "Estamos analizando la situación de cerca no sólo como compañía, sino también como socio, ya que invertimos en este sector", añade Mann.
Los proveedores de servicios de uso compartido de coches, como Park24, ya han demostrado su éxito en ciudades como Tokio. Park24 ofrece a los usuarios registrados la posibilidad de alquilar coches de su flota durante 15 minutos.
La compañía, que ofrece este servicio junto a su tradicional negocio de estacionamiento, tenía más de 888.850 usuarios en su aplicación de uso compartido de coches a finales del pasado septiembre.
El descenso en la propiedad de un vehículo entre la población joven, como consecuencia de las aplicaciones de alquiler de coches, ha sido menor en Tokio que en otras grandes ciudades del mundo.
Esto se debe en parte a que esta ciudad posee una de las mayores flotas de taxis del mundo y a la influencia de la industria, lo que significa que Uber tiene una presencia limitada. Además, la normativa prohíbe que los coches privados puedan transportar pasajeros por dinero.
Pero el bajo índice de vehículos en propiedad también podría deberse, específicamente, a la población de adultos jóvenes. Tokio concentra más población joven procedente de pequeñas ciudades y áreas rurales que ningún otro núcleo en Japón.
Naoko Kuga, investigador en el NLI Research Institute, señala que, aunque los hombres jóvenes que viven en las áreas metropolitanas están menos interesados en adquirir un coche, la demanda se mantiene relativamente activa fuera de las ciudades.
Algunos analistas defienden que un coche ya no es un símbolo de estatus como lo fue para las pasadas generaciones y que los jóvenes urbanitas de hoy en día tienen más interés en los smartphones y las experiencias vacacionales.
Este mes, unos informes reflejaban que Toyota estaba considerando reducir a la mitad la gama de modelos ofertados en Japón. El fabricante de coches explicó que estaba haciendo preparativos a medio y largo plazo para una sociedad en la que era menos probable que los jóvenes comprasen coches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones