ENTRADA DESTACADA

TODOS SOMOS PEATONES

03/02/2018 La Vanguardia EDITORIAL A lo largo de las dos últimas semanas, La Vanguardia ha publicado en su sección Vivir ...

viernes, 18 de mayo de 2018

BARCELONA La nueva Rambla del peatón empieza a tomar forma

El documento que da voz a ciudadanos, expertos y técnicos apuesta por un carril por sentido y dos metros más de acera central

El anteproyecto final estará listo en junio e incluirá la conexiones en plataforma única entre el Raval y el Gòtic

Patricia Castán
Barcelona - 
Domingo, 13/05/2018

Como en un parto en toda regla, casi nueve meses después de ser elegida para liderar el proyecto de transformación de la Rambla, la arquitecta y exconcejala Itziar González y su equipo están a punto de alumbrar los planes para el futuro eje con el que los barceloneses querrían reconciliarse.  En junio estará listo el anteproyecto consensuado tras un largo proceso de "cooperación" que fijará el cambio de rumbo de la Rambla del siglo XXI, definido esencialmente por la pacificación del tráfico –solo un carril por sentido y sin aparcamiento-, la ampliación de aceras central y laterales, la reordenación del espacio –se moverán algunos árboles, quioscos y terrazas y se desterrará mobiliario de servicios-, la conquista de nuevos usos culturales y la conexión con plataforma única entre varios cruces que conectan el Gòtic y el Raval.

Las líneas maestras definidas colectivamente ya están perfiladas en varios documentos colgados en la web municipal hace apenas unos días. Estas cuentan con la bendición de interlocutores importantes como la asociación de comerciantes y vecinos Amics de la Rambla y otras entidades, aunque desde algunos sectores afectados (la restauración o los quioscos) planteen algunas dudas.

Durante todo este tiempo y desde que el equipo interdisciplinar Km_Zero -de arquitectos a sociólogos- fuese escogido por concurso público, se ha trabajado sin pausa en una suerte de oficina abierta a la ciudadanía (Espai Cooperatiu Ciutadà Les Rambles) en el palacio de la Virreina hasta el pasado jueves. Desde entonces cualquier aportación debe hacerse online (desde www.decidim.barcelona o estrategies.kmzero@gmail.com). El embarazo no ha sido fácil, de hecho los documentos que acreditan los procesos cooperativos son tan densos casi como los cientos de folios que retratan con planos el territorio y las propuestas, y detallan criterios y objetivos en el ámbito de la reurbanización de la Rambla, la gestión de su afluencia, la dinamización comunitaria, y la gestión cultural y de equipamientos.


Un singular proceso cooperativo 

González y su equipo se han reunido con vecinos, empresarios, entidades sociales y culturales… En mesas con intereses enfrentados se ha convocado desde a invidentes o sintecho a guías turísticos y trabajadores de la Rambla que la pisan a diario. Se ha debatido con técnicos municipales, con profesionales de distintos perfiles, con los llamados ciudadanos ‘expertos’, con voces el territorio… un crisol de voces para la calle más visitada de la ciudad que se vertebrarán en el proyecto final. 

Primero afloró un documento diagnósticoCanaletes, al que han seguido los documentos Miró-1 y Miró-2. La agenda planteada apunta a un anteproyecto final hacia el 19 de junio, aunque las distintas áreas del consistorio y los agentes implicados tendrán una propuesta previa a finales de mayo de cara a poder avanzar reajustes. El mismo grupo profesional desarrollará el proyecto ejecutivo que se debería traducir en obras (posiblemente en cuatro fases) a partir de final de año, tras licitarlas.

Los actuales documentos recogen este centrifugado de ideas y siguen criterios ya impuestos por el Pla Cor de la Rambla. No hay cabida a planteamientos inviables, sino que se plantean objetivos consensuados entre los todos los actores de la mano de Km_Zero, que elaborará las propuestas finales. Estos son algunos de los puntos destacados en lo que se refiere a su futura fisonomía:

1. Más espacio para caminar y menos tráfico

Un 90% de los desplazamientos en la Rambla son a pie, lo que avala la idea de pacificación reivindicada desde muchos frentes. La propuesta que se perfila consiste en ampliar el tramo central un metro a cada lado, justo por detrás de los alcorques de los árboles, ahora comprimidos. Eso implica que el tráfico se restringirá a un solo carril de 3,5 metros y que las pírricas aceras laterales se ampliarán a un mínimo de tres metros. En la actualidad en algunos puntos solo se alcanzan 1,81 metros de ancho y provocan auténticos embudos de paso. La idea que más suena es que el acceso de vehículos sea restringido, para servicios, transporte público y vecinos, aunque este punto está por concretar. Se considera esencial que sigan circulando buses, de barrio y de ciudad (algunos se desviarán), pero la nueva fisonomía de la calzada hará con toda probabilidad imposible la circulación de buses articulados. La velocidad se limitará a 20 km/h.

Esa mejora de la conectividad peatonal pasa también por ajustar el trazado superior e inferior de la Rambla para facilitar los cruces peatonales hacia Pelai, plaza de Catalunya, Drassanes y otros. La eliminación de plazas de aparcamiento se compensa con nuevas zonas de carga y descarga y también para acceder a los hoteles del eje, como había demandado su patronal. Y reorganizando las salidas de párkings.

2. Puentes del Gòtic al Raval

Esta es una de las reivindicaciones clave de Amics de la Rambla, que sienten que el paseo central ejerce de muralla entre barrios. La entidad reclamaba conectar con plataforma única (elevada por encima de la calzada como una acera continua) casi todos los cruces de calles con la Rambla, aunque lo más probable es que esto solo se implante en tres puntos, como son a la altura del Teatre Principal –vinculado también a caminos escolares-, y en el Pla de l’Òs. Estos espacios permiten también potenciar la fachada de algunos edificios históricos y dar mayor énfasis al atractivo cultural. Para dar uniformidad y continuidad a todo el ámbito se hará una renovación del pavimento (ahora muy dispar entre tramos y aceras laterales).

3. Despejar el paso de obstáculos

El trajín de viandantes y las limitaciones del espacio obligan a aliviar las zonas de paso al máximo. Se han contabilizado cientos de elementos (desde cajas de registro de servicios a mobiliario mal ubicado) que entorpecen el paso. Muchos están condenados a la extinción, aligerando y mejorando también las señales de tráfico y de información turística. Cualquier elemento que afecte a zonas de cruce peatonal o accesos al metro deberá ser retirado o reubicado. El arbolado en general se conserva y mimará, pero se plantea retirarlo o redistribuirlo en algunos puntos.

Esa reordenación del espacio afecta a iconos de la Rambla, como son sus variados quioscos. El reciente plan especial de la Rambla ya establece las reglas del juego al respecto, por lo que aquí la aportación se limita a apuntar cómo podrían recolocarse o redimensionarse. El consistorio ya determinó el rescate municipal (para su eliminación) de los puestos que antes ocupaban pajareros y que se reinventaron en diversas fórmulas comerciales, aunque el tema está en litigio y los afectados reivindican su puesto. En el proceso de estos meses son muchas las voces contrarias a su sobreocupación de espacio, pero en los estudios se plantea incluso recuperar su formato de 1997.

Y aunque no se cuestiona la continuidad de quioscos de prensa ni de flores, sí se pretende equilibrar la oferta de puestos. Los primeros tienen concesión hasta el 2030, pero una docena parecen demasiados si la oferta principal debe ser la prensa, ya que la evolución y demanda de la zona les ha llevado a virar más a los suvenires para ser rentables. Pensando en reducir su espacio, el documento provisional plantea volver al premiado diseño de 1972, más ligero, y que podría recuperarse bajo su estructura actual. No obstante, el colectivo es crítico con este planteamiento tras años de adecuación de los puestos para proteger su género de la lluvia, el viento y dotarlos de váter, alegan a este diario. Piden que en lugar de volver al pasado se piense en un diseño nuevo válido para el futuro. En el caso de las flores (se ha empezado a cerrar algún puesto), se defiende su esencia ramblista y se abre la puerta a potenciarla con actividad paralela (pedagógica) y a utilizar parte de su estructura para almacenaje y recogida de basuras.

Igualmente delicado es el asunto de las terrazas, que se quieren racionalizar. La voz del Gremi de Restauració o de los comerciantes y la de otros colectivos de usuarios difieren. Se planea reubicarlas en los espacios entre árboles, aprovechando la ampliación de aceras perimetrales, despejando así el paso en el centro. Algunas son marcadas en los planos como "problemáticas" porque crean obstáculos de paso en puntos estratégicos. El anteproyecto que se ultima no habla de reducción, pero las reivindicaciones de la patronal insisten en este punto de mantener la actividad económica.

4. Más uso ciudadano y menos parque temático

Se incluyen numerosas propuestas que afectan a la calidad de vida y combaten la actual dinámica de parque temático turístico. Hay medidas a medio concretar para regular los flujos turísticos, mejorar la programación cultural, frenar la gentrificación y recuperar residentes (apenas viven 120 vecinos en 149 fincas) así como para implantar mejoras a nivel de sostenibilidad tanto con los materiales utilizados en la reurbanización como con el diseño. 

El turismo, que ha devorado el espacio y alterado su dinámica económica, es clave en la reformulación de la Rambla. El proyecto contempla ordenar los itinerarios guiados, los grupos y los puntos de afluencia masiva y de parada de vehículos turísticos. Para reconquistar espacio vecinal, se desplegarán más espacios de uso ciudadano (desde propuestas culturales como un eventual cine a equipamientos con una funciónsocial en edificios históricos  infrautilizados), se mejorará el sistema de recogida de residuos y se pretende reforzar la diversidad comercial. Y un reto: declarar la Rambla como un espacio de experimentacion de turismo cooperativo y sostenible.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones