El Arrabal pide solucionar los problemas en el tramo final del carrilbici de la calle Sobrarbe

publicado en El Periódico de Aragón 2/12/2014

La reciente sentencia que no permite la circulación de bicicletas por las aceras ha generado una situación peculiar en el carril bici de la calle Sobrarbe en el Arrabal. Este carril bici, que enlaza desde Parque Goya hasta el Puente de Piedra, a lo largo de más de 1'5 kilómetros, ha quedado huérfano en su tramo final, el tramo que va desde la calle del Horno hasta el Puente de Piedra, un tramo de apenas 50 metros y que ha quedado en tierra de nadie.

En aplicación de la mencionada sentencia, los servicios municipales han borrado las líneas pintadas en la acera de este pequeño tramo a modo de carril bici sugerido, como el existente en Independencia, de tal guisa que no se han dado alternativas válidas para garantizar la continuidad ciclable en una de las zonas de mayor tránsito de ciclistas de la ciudad.

En la actualidad, tras un largo recorrido a través de un carril bici que circula paralelo a Sobrarbe se llega a la altura de la calle Horno, donde este carril finaliza sin indicar por donde continua, quedando el remate hecho para continuar por una acera donde en la actualidad está prohibida la circulación.

Este hecho genera confusión en los ciclistas y en los peatones, ya que el principio de la adivinación es el que impera en este tramo, ya que tanto los ciclistas deben adivinar qué hacer para seguir su marcha, como los peatones deben adivinar las intenciones del ciclista para no llegar a tener percances. Si a todo esto le añadimos la dificultad para incorporarse a la calzada por la escasa visibilidad que tienen los ciclistas realizar esta maniobra, hacen que recorrer estos cuarenta metros se convierta en toda una aventura. Y para poner la guinda a este cúmulo de atropellos en tan escaso espacio vial, se añade la existencia de una estación bizi sobre una de las aceras descritas y de una parada de bus en la otra acera.

Desde la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal exigimos al servicio de movilidad urbana del Ayuntamiento de Zaragoza que ponga fin a esta situación tediosa mediante la adopción de la medida más adecuada para garantizar la continuidad del tránsito ciclista, el respeto al peatón y al tráfico rodado. 

Como posibles soluciones aportan la posibilidad de regular con el semáforo existente frente a la Iglesia de Altabás la incorporación de los ciclistas a la calzada en condiciones de seguridad, realizando el pertinente pintado del carril bici, paso de cebra y anulando el remate final de este carril bici que invita a incorporarse a la acera, además de señalizar este pequeño tramo con una limitación de velocidad acorde a la garantía de seguridad de los ciclistas que por las peculiaridades de este tramo, al ser en cuesta, bien podría ser incluso a 10 kilómetros por hora, dotándolo de continuidad con el tramo del Balcón de San Lázaro y el Puente de Piedra, todo ello garantizando el tránsito rodado de vehículos que garantice la movilidad, especialmente en transporte público de los vecinos del barrio. Esta solución se ha de tomar de acuerdo con el recorrido del camino escolar seguro que utilizan los alumnos del colegio Cándido Domingo que cruza y circula por este tramo de la calle Sobrarbe.



Desde el colectivo vecinal, se sugiere, que aprovechando la presencia de obras en el entorno con motivo del cambio de las farolas de la calle sería el momento ideal para acometer estas obras, por lo que instan al servicio de movilidad a que realice de forma inminente la solución más adecuada para simultanear ambas intervenciones sin crear más afecciones que las necesarias al vecindario. Incluso plantean el retranqueamiento del actual semáforo, al objeto de garantizar la salida de los vehículos del garage próximo a este entorno en la calle Sobrarbe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas