ESTUDIO EN DINAMARCA: peatones, ciclistas y conductores perciben el comportamiento de los ciclistas como problematico

DINAMARCA Nuevo Estudio sobre el Comportamiento de ciclistas: peatones, ciclistas y Conductores perciben el Comportamiento de los ciclistas Como problematico

22 de junio 2015

Un reciente estudio de la Federación de Ciclismo Danesa y “Its a Bird” revela que todos los grupos de usuarios de las vías experimentan como inapropiado el comportamiento de algunos ciclistas.

Resumen y traducción del artículo al inglés de Anette Meng y Trine Stig Mikkelsen, Federación Danesa Ciclistas ', publicado en Cykelviden.dk

EL MAYOR ESTUDIO SOBRE EL COMPORTAMIENTO DE LOS CICLISTAS EN DINAMARCA

Con el apoyo del Fondo Nacional para el Ciclismo de Dinamarca, la Federación Danesa de Ciclismo en colaboración con la agencia de innovación estratégica Its a Bird ha completado recientemente el que hasta el momento es el estudio más grande sobre cómo  los diferentes usuarios de la carretera perciben el comportamiento de los ciclistas en Dinamarca. El estudio muestra que tanto peatones, ciclistas y automovilistas experimentan por igual el comportamiento de los ciclistas como problemático. Los resultados del estudio servirán de base para el desarrollo y la implementación de una serie de campañas encaminadas a lograr un comportamiento más apropiado.

EL MAL COMPORTAMIENTO CICLISTA NO ES SÓLO UN PROBLEMA DE LAS CIUDADES

El estudio se compone de una parte cuantitativa (cuestionario con 2.506 encuestados) y una parte cualitativa (entrevistas con los distintos tipos de usuarios de la carretera en diferentes partes del país). En general, el estudio muestra que el comportamiento inadecuado entre los ciclistas ocurre con frecuencia en todo el país, y que molesta a los demás usuarios de la vía.

El hecho de que el comportamiento inapropiado ocurra sobre todo en la capital, Copenhague y otras ciudades grandes, simplemente se debe a que en ellas es donde hay mayor concentración de ciclistas. Sin embargo, el comportamiento también se puede encontrar en las ciudades pequeñas y zonas rurales, aunque en menor escala.

¿QUÉ SE ENTIENDE POR COMPORTAMIENTO CICLISTA INAPROPIADO?

El comportamiento inadecuado más frecuente consiste en ciclistas escuchando música o utilizando su teléfono mientras pedalean, girar o detenerse sin indicarlo previamente, circular en paralelo dos o más ciclistas, circular muy rápido, girar a la derecha saltándose semáforos en rojo, y los adelantamientos con cambio de carril sin mirar antes. Entre el 37 y el 57% de los encuestados experimentar estos tipos de comportamiento a diario. Hay una tendencia de una mayor parte de los automovilistas a experimentar el comportamiento de los ciclistas como molesto en comparación con otros usuarios de la carretera.

Los tres tipos de árboles de comportamiento que cada uno de los grupos de usuarios de la vías encuentran más molesto son:

• Entre los automovilistas: Ciclistas que circulan sin luces cuando oscurece, cruzan semáforos en rojo, y usan la calzada a pesar de que hay un carril bici.

• Entre los ciclistas: Ciclistas que circulan sin luces cuando oscurece, giran o se detienen sin señalizarlo, y se cambian de carril para adelantar sin mirar antes.

• Entre los peatones: Ciclistas que pedalean por la acera o calles peatonales, no se detienen para dejar que los pasajeros salgan del autobús, y circulan sin luces cuando oscurece.

Ciertos momentos y lugares aumentan el nivel de molestia que provoca el comportamiento de los ciclistas:
• Durante la hora punta
• Cuando oscurece
• En los cruces
• En las calles sin ciclovías o carriles bici

MALOS MODOS Y LAS CINCO ZONAS DE CONFLICTO

El estudio también mostró que los malos modos, especialmente los gritos y el levantar el dedo corazón (peineta) están bastante extendidos. Aproximadamente al 42% de los encuestados le había gritado un ciclista, y al 36% le habían hecho la peineta. Especialmente en Copenhague, el problema está generalizado con un asombroso 62% de encuestados al que habían gritado los ciclistas.

Paradójicamente, los encuestados parecen describir dos tendencias diferentes y bastante contradictorias en la cultura de la bicicleta:

• Por supuesto, es necesario que existan normas> <rompo las reglas cuando creo tiene sentido

• Todos tenemos que convivir> <¡Aparta! – Voy con prisa

• Busco lo mejor para todos > <lo mejor para cada persona depende del modo de transporte que use

• Estoy atento y busco el contacto visual en el tráfico> <Mientras me desplazo es mi tiempo de intimidad conmigo mismo

• Sólo las personas enojadas gritan> <Yo grito cuando me sobresalto

Por lo tanto, parece que hay una serie de paradojas que indican que los ciclistas a menudo, a pesar de las buenas intenciones, son percibidos como impredecibles y crean irritación y temor entre los demás personas que usan las vías.

COMPORTAMIENTO FRENTE A LA INFRAESTRUCTURA

Parte del problema también puede originarse por el hecho de que los usuarios de la vía tienen diferentes condiciones:
• LOS CONDUCTORES tienen un espacio fijo en la carretera, y tienen un carnet de conducir y la formación tanto sobre las normas de circulación y como sobre la forma de conducir un coche. Son un grupo bastante homogéneo con un comportamiento predecible y como los usuarios de la vía más pesados, se espera que tengan cuidado con los otros grupos de usuarios.

• LOS CICLISTAS no siempre tiene un espacio fijo en el tráfico ya que se mueven entre la carretera, el carril-bici, y la calle peatonal en función de la infraestructura disponible para ellos. No tienen ningún entrenamiento formal y aprenden a base de pedalear. Los ciclistas no son un grupo homogéneo, y tienen un comportamiento impredecible, que depende más de cómo va el tráfico de las reglas reales. En contraste con otros usuarios de la vía, se requiere mucha energía para empezar a moverse, por lo que los ciclistas intentan mantener el movimiento. Como usuarios “blandos” de la vía esperan que los coches tengan cuidado con ellos.

• LOS PEATONES están separados del resto del tráfico, su velocidad es baja, y tienen una visión general y puede orientarse sin problemas. Sólo hay unas pocas reglas, y no necesitan mucha energía para empezar a moverse. Son conscientes de su propia vulnerabilidad, y se preocupan de no resultar dañados por el tráfico.

COMPLEJO PROBLEMA - MUCHAS SOLUCIONES

El estudio muestra que el comportamiento inadecuado entre los ciclistas es complejo, pero también muestra que hay una larga lista de actores diferentes pueden ser parte para asegurar un flujo del tráfico más adecuado y menos conflictivo.

Los resultados de la parte cualitativa del estudio apunta una brecha entre el comportamiento y la infraestructura, y que tenemos que trabajar en ambos frentes. Es necesario que los ciclistas mejoren en el cumplimiento de las normas, pero en algunos casos, la infraestructura no tiene sentido para los ciclistas y se debe cambiar para promover un mejor flujo del tráfico.

Parte de la solución pueden ser diferentes tipos de campañas centradas en el respeto y la conciencia al circular. Otra parte de la solución puede ser la organización de la infraestructura de manera que beneficie a los ciclistas y mejore la previsibilidad y el buen comportamiento. Y, por último, las reglas de circulación pueden actualizarse, transmitirse, y hacerse cumplir de manera que tenga sentido para los ciclistas.

© 2015 Cycling Embassy of Denmark

http://www.cycling-embassy.dk/2015/06/22/new-study-on-cyclist-behaviour/

Comentarios

  1. Muchas gracias por la traducción. Nos muestra que en todas partes cuecen habas -incluso en el paraíso ciclista- y también el enorme poder que tiene este colectivo que, como solución para los indisimulables problemas y las vistosas contradicciones que el comportamiento de los ciclistas dejan traslucir este estudio, la solución que propone ante una confusa "brecha" entre las infraestructuras (¿?) y las normas por un lado, y las conductas infractoras de los ciclistas por otro, consiste en la adecuación de las primeras (normas e infraestructuras) a los usos ciclistas, en vez de los contrario. Es como si, observando que muchos coches circulan a 170 km/h por las autovías y además levantan el dedo a los que van más despacio, el Real Automóvil Club de España propusiera cambiar las normas para que esa velocidad fuera legal. Sí, ya sé que los coches son mucho más nocivos y lesivos, pero el principio es el mismo. Se comprende que cada día haya más daneses y holandeses hartos de las bicicletas (el presidente de los peatones europeos es danés).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas