Desde mi bizi

sábado, 14 de noviembre de 2015

No recuerdo si fueron varios los motivos, o uno solo, el que me llevó a crear este blog. Sin riesgo a equivocarme, el principal fué que cada día que circulaba por Pamplona en bicicleta veía cosas que no me gustaban: los carriles bici, las trabas y obstáculos para circular en bici por la ciudad, la incomprensión de algunos automovilistas, el cambio de la Ordenanza Municipal (que nos ha enfrentado con el peatón, ocupando su espacio con esas famosas "aceras bici" insufribles) y creando carriles bici en lugares donde solo a un loco -o a un inútil en grado superlativo- se le ocurriría, metiendo un aparcamiento en el centro de Pamplona, ahogando cada vez más al peatón y al ciclista, vanagloriándose los entonces dirigentes municipales de tener una extensa red de carriles bici en la ciudad, de...

Cerca, demasiado cerca.


Pues yo con este blog quería denunciar y quejarme de muchas cosas, porque necesitaba plasmarlo en algún lado. Luego han ido saliendo otros blogs, páginas en Facebook y perfiles en Twiter y yo me fuí difuminando poco a poco, espaciando mis escritos y al final, casi ni escribir en este sitio. 

Quizás porque mi nivel de estar harto de cómo se circula por aquí ha ido decayendo, no porque ahora circular en bici sea una maravilla, sino más bien porque creo que me he ido acostumbrando a vivir con ello. 

Aberración donde las haya. Y ya no existen
 las líneas. Yo circulo por la calzada


Sin ir más lejos, mientras iba a las 7 de la mañana en bici a trabajar, un coche me ha adelantado en la calle Padre Adoain quitándome las pegatinas de la bici. No se puede decir que no me ha visto, la calle estaba suficientemente iluminada y yo circulaba con la luces puestas.  Y aunque la velocidad no era excesiva, creo que podía haber tenido un "poco" más de cuidado. Lo normal en otras ocasiones hubiera sido soltarle un improperio, y hasta me he sorprendido de no hacerlo. Sin embargo, cuando me ha vuelto a adelantar en la calle Magdalena, a la altura del Instituto Irubide, había espacio suficiente para no volver a repetir la misma maniobra de adelantamiento, y me ha quitado las pegatinas que todavía me quedaban intactas en la bici. 

Uno ya está acostumbrado a ciertas cosas y la verdad, es que verla venir por el espejo retrovisor ayuda a prepararte, que esta vez no hacía falta simular que eras Hamilton, coño!. Aquí si que se me escapado un enorme exabrutpo, aunque no me ha oído nadie, un sábado a esas horas... solo dos chavales bajaban agarrados y hablándose a voz en grito (algún problema de audición debían tener). Luego he intentado pillarla en el semáforo de entrada al natación, para decirle si iba despierta o es que simplemente es así, pero...no me ha dado tiempo. 

Y entonces son los momentos en los que me acuerdo que tengo este blog, que lo uso para descargar la "mala leche" que hago circulando por la calzada, que luego leo en "cartas al director" que los ciclistas no debemos ir por la acera, que nuestro sitio es la calzada (con lo cual estoy de acuerdo), pero yo me pregunto muchas veces: los que escriben o llaman para decir eso, cuando circulan en coche respetan a los ciclistas o están tan quemados porque algunos van por la acera que luego se vengan con los que circulamos por la calzada.

Y todo esto viene a cuento que ya no sé si denunciar más cosas, si solo escribir lo que veo, o también incluir otras cosas que veo desde mi bizi, y visto que he incluído viajes, tanto en bici como con la mochila a cuestas, creo que va siendo hora de cambiar el nombre de este blog. Igual me equivoco o no, pero es lo que llevo unos días decidiendo.

http://desdemibizi.blogspot.com.es/2015/11/desde-mi-bizi.html?spref=tw&m=1

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas