ZARAGOZA Las vías más lentas son más peligrosas para los peatones

En las vías pacificadas o calles 30 se producen casi el doble de atropellos que en las de 50 en la capital aragonesa.

Camino Ivars
09/07/2016
Heraldo de Aragón

Según recoge la web municipal, el objetivo de la pacificación del tráfico en las vías secundarias busca ayudar a mejorar el modelo de ciudadajustando la velocidad del vehículo motorizado en dichas vías “hasta niveles compatibles con la utilización peatonal y ciclista segura y confortable”. Sin embargo, las estadísticas reflejan lo contrario.De los 147 atropellos que tuvieron lugar en los pasos de cebra de Zaragoza el pasado año, 95 se produjeron en vías con límite de 30 kilómetros, frente a los 52 que ocurrieron en vías de 50.

​En opinión del Colectivo Acera Peatonal, la responsabilidad en la mayoría de los casos es de quien conduce, aunque la infraestructura puede aumentar notablemente el riesgo. “Si antes del paso de peatones hay aparcada una furgoneta, la visibilidad se reduce. Si es una calle larga, aunque sea de 30 kilómetros por hora, la velocidad sube. Y si no hay señalización vertical, es más difícil detectar el paso”, asegura Fernando Navarro, presidente de la asociación.

Por ello, sostienen que llevan años solicitando al consistorio que se tomen medidas para reducir los atropellos en la capital aragonesa. Algunas de ellas podrían ser la elevación de la calzada en determinadas zonas, colocar más semáforos y señales, despejar las aceras o realizar campañas de Seguridad Vial. "En la ciudad le hemos dado el poder al coche. Es el amo de la calle, y en unos pocos lugares, muy concretos, permite al peatón cruzar por sus dominios”, asegura.

En su opinión, liberar de obstáculos la acera “aumenta la calidad de la convivencia en la misma: más espacio, más accesible, sin circulación y por tanto más seguridad”. Afirman, además, que existen zonas críticas, como la universitaria. “En la calle Pedro Cerbuna, que es de 30 kilómetros por hora, se produjeron dos atropellos a peatones en 2015 en dos pasos de cebra que no tienen visibilidad. Aparcan vehículos de grandes dimensiones y se dificulta el paso. Hemos pedido en repetidas ocasiones que se arregle pero no hay respuesta”, concluye.
 

​Un 18% menos de atropellos que hace 5 años

Tal y como reflejan las estadísticas, no en todos los atropellos tiene la culpa el conductor. En concreto, según los datos municipales, del 62% de accidentes en un paso de cebra, el 48% se produjeron por culpa del conductor y el 14% fueron por despiste del peatón. Según informan fuentes de la Policía Local, aunque pueda resultar obvio, la precaución y atención del peatón resulta un factor clave a la hora de evitar un accidente. “Durante los últimos 5 años el número de atropellos se ha mantenido estable, sin embargo, si acudimos a las estadísticas de 2005 a 2010, la cifra se situaba en 360 al año”. Además, el pasado año hubo una víctima mortal, frente a las 3 de 2014.

Se trata de uno de los accidentes urbanos más típicos, y de los que de más gravedad revisten “por la vulnerabilidad de los peatones y la gravedad de las lesiones debidas al impacto”. Las estadísticas reflejan que, el pasado año, en el 48% de los casos el peatón estaba cruzando bien. De ellos, el 36% de los atropellos se produjeron en pasos de cebra sin semáforo, mientras que en el 12% restante sí que había.

La Policía Local aconseja a los peatones extremar medidas de precaución al cruzar, hacerlo por zonas habilitadas y esperar a que el vehículo se haya detenido completamente. Recuerdan que las personas mayores de 65 son “un colectivo de alto riesgo” por la pérdida de facultades y de reflejos que aumenta con la edad. En cuanto a los conductores, es importante “frenar con la antelación suficiente, respetar las prioridades y las velocidades de la vía y extremar la precaución cuando no existan semáforos

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas