“Ciudades Vivas: hacia un mundo caminable”

“Ciudades Vivas: hacia un mundo caminable” es una de las últimas publicaciones de la compañía de diseño, ingeniería y planificación urbana, Arup, que profundiza en el rol que tienen las caminatas en el desarrollo de las ciudades.

Si bien ciertas ciudades privilegian los desplazamientos a pie al momento de diseñar espacios públicos, hay otras que aún tienen un camino por recorrer en este sentido, partiendo por la adopción de un paradigma de movilidad que pone en primer lugar los modos sustentables de transporte (caminatas, bicicletas y transporte público).

Por este motivo, la firma londinense comienza este estudio identificando qué acciones se han implementado en 80 ciudades tan diversas entre sí como Los Ángeles (EE.UU.), reconocida por su sistema de movilidad centrado en el automóvil y en donde solo un 4% de los viajes se hacen a pie, y Estambul, en donde un 48% de la población camina diariamente, según datos de la misma publicación.

Entre las acciones que las ciudades han implementado, la publicación reconoce 50, siendo algunas de ellas temporales y otras permanentes. Por ejemplo, en el primer grupo se encuentran los parklets -espacios públicos construidos en estacionamientos de automóviles- y el cierre de calles a los automóviles -por ejemplo,CicloRecreoVía, en Chile.

En tanto, entre las permanentes, destaca el mejoramiento de las conexiones peatonales en las manzanas, la implementación de políticas de Visión Cero, que busca en llevar a cero las muertes ocasionadas en accidentes de tránsito, la creación de Espacios Compartidos, hasta lapeatonalización completa de calles.

De esta manera, la publicación pasa a una segunda fase en la que estas acciones se clasifican en cinco áreas de acción: Visión y Estrategia, Seguridad y Eficiencia del Sistema de Transporte, Entorno Habitable, Sentido de lugar y Comunidades, Ciudad inteligente y Responsiva.

A su vez, estas áreas se estructuran en beneficios que terminan por influir positivamente a las ciudades en términos económicos, medioambientales, sociales y políticos.

Es por esta razón que el objetivo de la publicación no es repetir acciones que para muchos aportan indiscutiblemente a que las ciudades sean mejores lugares para vivir, sino que busca demostrar entre quienes pueden ser más escépticos que las ciudades caminables impactan positivamente en diferentes dimensiones en sus habitantes y entorno.

¿Un ejemplo? En el siguiente diagrama se muestra la relación que hay en 34 ciudades entre la cantidad de viajes a pie y en automóvil, y las tasas de accidente. Claramente, las ciudades caminables son lugares más seguros para todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas