Colectivos de ciclistas y de peatones trabajan juntos para sacar a las bicicletas de las aceras
Publicado en Heraldo de Aragón. 10 noviembre 2013

Pedalea y Acera Peatonal piden más control policial para aplicar la ordenanza y al Ayuntamiento, nuevas campañas de sensibilización

En 2012 se sancionó a 524 ciclistas que iban por zonas peatonales
 

ZARAGOZA. En los últimos años se han convertido en invitados inesperados y no siempre deseados. Las bicicletas proliferan en las aceras, y su convivencia con los peatones emerge comouno de los principales conflictos del escenario urbano de Zaragoza. Por eso, tanto colectivos ciclistas como peatonales se han aliado para tratar de concienciar a los llamados
‘cicleatones’ de que su sitio natural es la calzada, como establece la ordenanza municipal.



Claro que, para ello, también tiene que reducirse la hostilidad que algunos conductores  demuestran con las bicis.



La normativamunicipal esmuy clara. Las bicicletas solo pueden circular por las aceras «de manera excepcional», y si se dan las siguientes condiciones: 

  • si en la calle no hay carril bici
  • si no está pacificada para que los vehículos vayan a menos de 30 km/h
  • si el tráfico en la calzada es muy intenso
  • si la propia acera tiene más de 4 metros de anchura –3 sin mobiliario urbano–
  • si no hay muchos peatones andando
El Ayuntamiento elaboró un catálogo con las aceras que cumplen estos requisitos, y solo
hay 54 tramos de calles por las que se puede circular.


En el día a día de la ciudad es fácil comprobar que esta norma se incumple sistemáticamente. La mayor parte de las veces no supone un gran problema si la calle no
está muy concurrida y el ciclista circula con precaución, pero en ocasiones se dan situaciones de peligro y, sobre todo, se provoca una sensación de indefensión entre los peatones, especialmente entre los más mayores, personas con movilidad reducida, ciegos...


Estos comportamientos generan una mala imagen sobre el conjunto de los ciclistas, por lo que los colectivos que reúnen a los amantes de las dos ruedas son los primeros interesados en erradicarlos. Pedalea, de hecho, lleva años intentándolo.


Alberto Lorente, uno de los miembros de este grupo, señala la importancia de que los ciclistas «planifiquen su ruta» para combinar alguno de los más de 100 kilómetros de carril bici de la ciudad con calzadas en las que se sientan seguros, evitando las aceras. Todas las de un solo carril por sentido están limitadas a 30 kilómetros por hora, y los ciclistas pueden circular sin problemas por el centro.


En La Ciclería (calle de Gavín, número 9) dan cursos de circulación en bici a los  interesados, a los que además ayudan a dibujar sus recorridos habituales por los lugares más cómodos y seguros. El objetivo es acabar con la mentalidad de hacer en bicicleta el trayecto que antes se hacía andando. 


Además, Pedalea ha emprendido acciones conjuntas con la asociación Acera Peatonal, cuyo objetivo primordial es sacar a las bicicletas de las aceras y bajarlas a las calzadas. Durante la semana de la movilidad de Zaragoza, llamaron la atención del problema paseando por la calle con ‘vehículos’ que sí pueden estar sobre la acera, como maletas, carritos de la compra, silletas de bebé, etc.

El pasado fin de semana, Zaragoza acogió la reunión de Conbici, que engloba a las principales asociaciones del país. Acera Peatonal acudió como invitado e hizo una presentación para tratar de convencer al colectivo ciclista de la importancia de ‘tumbar’ la intención de la Tráfico de permitir la circulación de bicicletas por aceras de más de tres metros. «Es un despropósito gigantesco», opina FernandoNavarro, portavoz de Acera Peatonal.


«En Zaragoza este es un problema grande», dice Navarro, quien reclama al Ayuntamiento «una campaña para advertir de que esto está prohibido y para fomentar una buena convivencia». Desde que se aprobó la ordenanza, el Consistorio ha preparado cuatro,
repartiendo miles de trípticos con lemas como ‘Nos respetamos todos’. Sin embargo, fuentes de Servicios Públicos no descartaron preparar otra campaña el año que viene si hay presupuesto.


613 multas en medio año

Tanto Pedalea como Acera Peatonal pidenmás control policial para evitar estos comportamientos. En todo el año 2012 se pusieron 1.221 denuncias a ciclistas, de las que 524 fueron por conducir «sin diligencia y precaución» por zonas peatonales o aceras. Este año lleva un ritmo de denuncias similar al anterior, ya que hasta junio se pusieron 613 en total.

Fuentes de la Policía Local señalan que los agentes están «pendientes » de este conflicto, y que la labor que están haciendo es «vigilar, educar y denunciar». 


Sin embargo, desde Acera Peatonal advierten: «Los nuevos ciclistas están viendo que la gente va por donde quiere con la bicicleta, pero hay que preparar a la ciudad para poder decirles: ‘Bájate a la calzada’»


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas