Las ciudades en España menosprecian a los peatones

http://acerapeatonal.blogspot.com.es/2014/10/las-ciudades-en-espana-menosprecian-los.html

Pablo Barco, coordinador de la Red de Ciudades que Caminan
Organizar las ciudades pensando en los peatones mejora la salud de los ciudadanos, el medio ambiente y crea riqueza. A pesar de ello, las urbes están pensadas para los coches, que generan el efecto contrario. Para recuperar el protagonismo de la movilidad peatonal, y en definitiva el espacio público para las personas, la Red de Ciudades que Caminan es una asociación en la que participan diversos municipios y asociaciones de toda España. Su coordinador técnico, Pablo Barco Ballesteros, explica las ventajas y los desafíos de la movilidad peatonal en nuestro país y las medidas necesarias para aumentarla, como la implantación de la limitación de velocidad a 30 km/hora en los centros urbanos o el impulso al transporte público.
¿Las ciudades caminan, o más bien se mueven en coche?
Para hacer ciudad es imprescindible caminar. Los peatones generan vida y riqueza en las ciudades, mientras los coches, usados en exceso, las envenenan. Según la teórica del urbanismo Jane Jacobs, sin los contactos en las aceras no tendríamos urbes, sino simples parcelas edificadas y conectadas por autopistas. Las ciudades no deberían marginar a una parte de sus habitantes, no se debería aceptar la muerte por atropello de sus personas mayores bajo el pretexto de que cruzaban de manera inadecuada, ni debería enjaular a sus menores en parques aislados evitando que jueguen en la calle.
¿Cómo calificaría la movilidad peatonal urbana en España?
"Los peatones generan vida y riqueza en las ciudades; los coches las envenenan"
Gracias a la tradición de ciudad mediterránea, densa y compacta, en nuestro país aún se camina mucho, con tasas cercanas al 50% en las áreas metropolitanas, mucho más elevadas que en las urbes consideradas sostenibles del norte europeo. A pesar de ello, un 80% del espacio viario se dedica al tráfico a motor, un verdadero menosprecio para los peatones. Además, somos récord en kilómetros de autopistas y autovías en Europa. Mientras en Suiza vinculan modernidad y prosperidad a la calidad del espacio y el transporte público, aquí a la construcción de infraestructuras que aumenten el tráfico. La movilidad peatonal en España tendría que catalogarse como "Bien de Interés Cultural" para que su protección fuese de obligado cumplimiento.
¿Qué ciudades de España y el resto del mundo destacaría como buenos ejemplos de movilidad peatonal?
Pontevedra, Vitoria-Gasteiz o Ansoáin apuestan desde hace bastantes años por espacios públicos de calidad para los viandantes. En Irún, Ciudad Real, Torrelodones, Villanueva de La Serena o Torres Vedras (Portugal), también se llevan a cabo transformaciones muy interesantes. En nuestro entorno inmediato, Nantes y Burdeos han solucionado la movilidad urbana con peatonalizaciones y la reintroducción del tranvía, estructurando un transporte público masivo en pocos años con costes muy inferiores a los que implicaría crear líneas de metro.
¿Qué ventajas tiene la movilidad peatonal?
"España es récord en kilómetros de autopistas y autovías en Europa"
Los peatones -todos lo somos- mejoramos la cohesión social de nuestros municipios en el uso y disfrute del espacio público. Frente al envejecimiento de la población, la contaminación o el aumento de la obesidad infantil, debemos fomentar una sociedad activa que apueste por el desplazamiento a pie junto al transporte público. Desde un punto de vista económico, la creación de espacios amables con los peatones se ha demostrado como la fórmula imprescindible para revitalizar el comercio y el turismo en los centros históricos, mientras que el calmado del tráfico en favor de peatones y ciclistas implica un ahorro significativo en el mantenimiento de la infraestructura viaria, el tiempo perdido en congestiones o el ahorro energético, especialmente al tratarse de una materia prima que importamos del exterior.
¿Y cuáles son sus desafíos?
El principal es lograr que la gente abandone los coches. La industria de la automoción hace inversiones multimillonarias en publicidad para hacer pensar a los consumidores que comprar un turismo es la vía rápida al éxito, la libertad y el prestigio, lo que por supuesto es falso. Esta presión mediática, unida al principio "una persona un automóvil", ha llevado a sacrificar el espacio público para el coche, con crecimientos urbanísticos dispersos e insostenibles. Pere Navarro, exdirector de la Dirección General de Tráfico (DGT), me confesó que el principal problema de la movilidad peatonal es que no cuenta con ningún grupo de interés económico que la defienda. Nuestra Red constata la imposibilidad de implicar de forma económica a empresas privadas o instituciones supramunicipales.
¿Qué medidas son necesarias para aumentar la movilidad peatonal urbana?
"En Suiza vinculan modernidad y prosperidad al espacio y el transporte público, aquí a construir infraestructuras de tráfico"
Es imprescindible integrar los desplazamientos a pie en la planificación y la normativa urbanística, estableciendo redes peatonales y evitando la excesiva dispersión territorial. Debemos ofrecer a los viandantes espacios públicos de calidad con accesibilidad universal y sin problemas de seguridad vial, siguiendo la Visión Cero, apostando por velocidades inferiores a los 30 km/h, que supone además un importante beneficio para la movilidad ciclista. Estas medidas deberían complementarse con una correcta gestión del transporte público, que tendría que ser prioritario en las zonas urbanas. Si inviertes en infraestructuras para el tráfico, ganas más tráfico, si inviertes en infraestructuras para los viandantes y el transporte público, ganas más viandantes. Así de sencillo.
¿Las instituciones hacen lo suficiente?
La presión del consumo del automóvil ha provocado que muchas políticas municipales se planifiquen para ofrecer al coche la mayor libertad de movimientos posible, permitiendo que muchas vías urbanas se asemejen a autovías, que los entornos de los monumentos se utilicen para el aparcamiento, que los ciclomotores invadan los espacios peatonales o que se deje circular a ciclistas por las aceras, evitando que se les considere vehículos con derechos en la calzada. Hay otros aspectos preocupantes en los últimos años, como el excesivo aumento de terrazas y veladores. Por suerte, también muchos municipios han iniciado el cambio necesario para devolver el espacio público a las personas.
¿Qué pueden hacer los ciudadanos?
Dejar el coche en casa, usar el transporte público y caminar más. Su salud y la de los demás, así como el medio ambiente, se lo agradecerán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas