ENTRADA DESTACADA

Zaragoza: otro peatón atropellado en un paso de cebra sin semaforizar

Herido leve un peatón de 63 años tras ser atropellado por una furgoneta en un paso de cebra sin semaforizar El conductor del vehículo ha d...

sábado, 11 de octubre de 2014

OVIEDO. El coche ya no es el rey de las calles

La tecnología aplicada al tráfico, el siguiente salto tras la peatonalización

04.10.2014 | 05:09
El coche ya no es el rey de las calles
Intendente de la Policía Local (Oficina de Movilidad)
El coche ya no es el rey de las calles
 
Si tenemos que hablar de la movilidad en Oviedo, deberíamos echar una mirada retrospectiva a los últimos 25 años para poder valorar lo que había, lo que hay en la actualidad y hacia dónde nos deberíamos dirigir, según las tendencias que se vienen implantando en toda Europa.
En los años 90 el Ayuntamiento de Oviedo apostó por la peatonalización de un gran número de calles del centro de la ciudad. En la actualidad, en Oviedo, tenemos 208 calles peatonales. Es decir, un tercio de las calles del casco urbano han sido peatonalizadas.

Hoy, nadie duda de que dicha peatonalización ha sido un éxito, un acierto que ha sido exportado o copiado por todas las ciudades españolas. El aumento que supuso dicha medida en la calidad de vida de los ovetenses es incuestionable. Pero los que hemos trabajado en esa peatonalización, y defendido en su momento las ventajas que nos proporcionaría, no podemos dejar de recordar que fue cuestionada por todo el mundo. No solamente por conductores y residentes, hosteleros y comerciante, sino por políticos y eminentes técnicos en tráfico y movilidad que auguraron el fracaso de tal medida. Esto debería de servirnos para no caer en el mismo error y dar tiempo al tiempo para valorar las medidas que en la actualidad se vienen adoptando en temas de movilidad.

Con la entrada del nuevo siglo dos términos empezaron a cobrar relevancia en relación con la movilidad: la sostenibilidad y la pacificación del tráfico rodado. Ante tal escenario, en el año 2010 el Ayuntamiento de Oviedo encargó un estudio de tráfico y movilidad para conocer la realidad de la movilidad en nuestra ciudad.

A raíz de dicho estudio se pudo conocer que de los 330.407 desplazamientos en automóvil que se realizaban dentro del caso urbano el 50,12% de los mismos se producían dentro del denominado Oviedo redondo (entre rondas).

Ese mismo año se produce un inasumible aumento de la siniestralidad en la ciudad, pasando de tener 131 atropellos en el año 2009 a tener 148 atropellos en el año 2010, es decir un incremento del 13%.

Ante tales datos, el Ayuntamiento se marca seis objetivos a corto plazo.
1 Reducir del tráfico por el centro urbano.
2 Incrementar la seguridad vial, pacificando el tráfico rodado.
3 Dar aún mayor protagonismo a los peatones.
4 Incrementar el uso de la bicicleta, como medio de transporte, conviviendo en el mismo espacio que el automóvil.
5 Reducir las emisiones contaminantes y el ruido procedente del tráfico.
6 Reducir el consumo de combustible y aumentar la eficiencia energética.

Para conseguir dichos objetivos, en el año 2011 se adoptan tres tipos de medidas:
I Implantar la zona 30 en el Oviedo redondo y carriles 30 en las principales arterias que conducen a los campus universitarios, polígonos industriales , etc.
II Pacificar el tráfico mediante la implantación de reductores de velocidad, señales dinámicas de control de velocidad y la instalación de cinemómetros (radar) para detectar los excesos de velocidad en los puntos más conflictivos en aquellos momentos.
III Instalar cámaras de control de accesos en las calles peatonales con más afluencia de viandantes.

Evaluados los datos obtenidos a raíz de la implantación de dichas medidas, los resultados no pueden ser más satisfactorios:
  • El primer año de implantación de las referidas medias se obtuvo un descenso del número de accidentes del 16,2% y un descenso del 32% en el número de atropellos
    En el segundo año, la siniestralidad se redujo un 10,5% y el número de atropellos un 16%, llegando a la cifra actual de 84 atropellos al año.
  • El numero de infractores que no respetaban la velocidad permitida descendió, en solo un año, de media un 50,7%. Llegando en el tramo urbano de la autovía A-66ª a un descenso del 75%, pasando de denunciar a 66 vehículos al día, a denunciar en la actualidad menos de 10 vehículos al día
  • En las calles peatonales con control de acceso han descendido en un solo año el 20% el número de vehículo que transitan por ellas, pasando de 1.362.288 vehículos a 1.091.736 vehículo, 270.552 vehículo menos. Descendiendo asimismo el número de infractores un 51,61%, al pasar de 18.458 vehículos denunciados en el año 2012 a 8.931 vehículos denunciados en el año 2013. En lo que va de año el descenso ya alcanza el 45% con respecto al año anterior.
Se podrían dar otros datos en el mismo sentido, pero quizás resulten pesados para el lector. Lo cierto es que los conductores que circulan por el casco urbano de Oviedo cada día son más conscientes de que las medidas que se adoptan son en beneficio de todos. Y son más respetuosos con las mismas, pues lo que desde el punto de vista del conductor en un momento dado molesta, cuando nos convertimos en peatones lo agradecemos.

Esta es la tendencia en movilidad para el futuro: el automóvil ha comenzado a dejar de ser el protagonista en el ámbito urbano y tendrá que compartir los viales con peatones y otros medios de transporte más sostenibles y menos peligrosos. Y así lo ha entendido la Administración central, la cual contempla, en el proyecto de modificación del actual reglamento de circulación, limitar la velocidad a 30 km/h en la mayoría de los viales urbanos.

En la actualidad, con los avances tecnológicos y de comunicación aplicables al campo del tráfico y la movilidad, y partiendo del hecho incuestionable de que el automóvil debe de ser desterrado poco a poco del centro de las ciudades, Oviedo debe tender a implantar en sus calles la tecnología más vanguardista que permita informar en tiempo real a todos los conductores y usuarios de vehículos de motor -incluso antes de que se suban a sus vehículos- de las rutas más fluidas para llegar a su destinos, de si van a disponer de espacio para estacionar en su destino o adónde se debe dirigir para encontrarlo sin dar vueltas o dejarlo estacionado en lugar prohibido, encima de un paso de peatones, en una calle de tráfico restringido o peatonal.

En la actualidad podemos llegar a saber, captando las señales de los bluetooth de los teléfonos móviles que portan los conductores, por dónde se mueven, de dónde vienen y hacia dónde se dirigen, y toda esa información ha de ser puesta a disposición de los usuarios para que puedan tomar las decisiones más adecuadas: compartir coche, utilizar el transporte público, seguir rutas seguras, estacionar el vehículo en el parking o zona de estacionamiento controlado más próximo a su destino porque conocerá de antemano que tendrá una plaza libre. Esto nos ayudará a realizar un uso más racional y eficiente del automóvil desde todos los puntos de vista (la siniestralidad, sostenibilidad, utilidad, etc.) y se propiciará el descenso de su uso por las calles, donde hay una concurrencia masiva de peatones que aspiran a tener cada día una mejor calidad de vida.

En resumidas cuentas, debemos de ir hacia una ciudad inteligente donde la movilidad esté controlada por medios tecnológicos, y ese control se traslade a los usuarios en forma de datos en tiempo real ("open data").

Señalar que las nuevas urbanizaciones, Montecerrao, Prados de la Fuente, La Florida, Prados de la Vega, etc., disponen de anchos viales con dos carriles de circulación para cada sentido y anchas aceras para el peatón. En la actualidad, debido a la escasa utilización de dichas vías, se están habilitando plazas de estacionamiento a costa de uno de los carriles y los usuarios y residentes de las mismas solicitan de forma persistente, la instalación de reductores de velocidad para que los automóviles respeten las limitaciones establecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones