NO ME ACOSES CON TU BICI

José Luis Gallego | abril 8, 2015

http://blogs.lavanguardia.com/ecogallego/2015/04/08/no-me-acoses-con-tu-bici-77800/#.VSaCMD3STj0.twitter

El éxito de la bici como medio de transporte urbano supone uno de los mayores avances que se han producido en los últimos años hacia una movilidad más sostenible y segura.
Observar los carriles bici de nuestras ciudades ocupados por usuarios que se desplazan de manera ordenada, respetando las normas de tráfico y de equidad con los viandantes, reconforta el ánimo de quienes llevamos años defendiendo esta alternativa de locomoción saludable y respetuosa con el medio ambiente.

Sin embargo, cuando quien hace uso de la bici se comporta de manera incívica se genera un problema no solo de seguridad vial, sino de convivencia.

Hace 20 años que me bajé de la bici. Fue a raíz de un incidente en el que no me vi involucrado personalmente pero que me impresionó sobremanera. Mientras circulaba tranquilamente por el lateral de Rambla Cataluña, en la ciudad de Barcelona, una vía muy frecuentada y cuya calzada central está reservada a los viandantes, vi como un desalmado que circulaba en bicicleta a toda velocidad por el centro de la zona peatonal arrollaba a una niña que caminaba de la mano de su abuela. Mientras la gente se interesaba por asistir a la pequeña y tranquilizar a la pobre señora, eché a pedalear tras el agresor, pero fue imposible alcanzarle sin poner aún más en riesgo a los viandantes que se apartaban a su paso.

Al regresar al lugar del atropello los servicios de asistencia ya estaban atendiendo a la pequeña que finalmente sería trasladada en ambulancia. La cosa no pintaba nada bien. El incidente me conmovió hasta tal punto que decidí colgar la bici. Desde entonces he dedicado buena parte de mi tarea divulgativa a apelar a la responsabilidad de los ciclistas urbanos y promover un uso más solidario de este excelente medio de transporte.

Los usuarios de la bicicleta (que no ciclistas) que la usan para desplazarse a toda pastilla por la ciudad, sin distinguir aceras de calzadas, poniendo en riesgo a los peatones y atemorizando al personal, se han convertido en una amenaza directa a la convivencia en nuestras calles. Como los que lo hacen en moto o en coche, dirán algunos. Y no les faltará razón. Pero es que ellos no lo hacen por mitad de las aceras y las zonas peatonales. Y me pregunto si el problema no está en que no han entendido nada de lo que proponíamos quienes reclamamos hace años el uso de la bici para pacificar el tránsito y avanzar hacia una movilidad urbana más sostenible y segura.

Es posible que la comunicación de ese modelo fuera desacertada. Pedimos a los ciudadanos que dejaran el coche en casa pero no las prisas. De tal modo que los que antes salían con un margen de un cuarto de hora para llegar al trabajo en coche, ahora salen en bici con un margen de cinco minutos. Resultado: las carreras son las mismas, lo único que hemos conseguido es trasladarlas de la calzada a las aceras. Pero el ansia por no llegar tarde se mantiene y los que ayer perseguían el segundero con el coche o la moto lo hacen ahora empuñando el manillar de la bici por toda la ciudad: en línea recta y sin atender a normas ni respetar la soberanía del peatón en las aceras.

Se hace urgente reflexionar en torno a los usos y costumbres que han adoptado los ciclistas urbanos y repensar la bici en la ciudad para evitar el acoso de los incívicos al manillar. Partiendo eso sí de una premisa clara: la causa del conflicto es el usuario insolidario y no el medio de transporte.

Bici sí, pero no con privilegio de paso. No desde la impunidad con la que algunos la manejan. Entre ellos las empresas de rutas en bici para turistas que dirigen a sus pelotones de clientes por las zonas peatonales de la ciudad acosando a los transeúntes con el timbre. Porque no todo vale subido a un sillín, aunque sea con la escusa de prestar un servicio turístico.

Repensemos la bici y recuperemos el perfil amable de esta saludable alternativa de transporte urbano. Una alternativa que, por culpa de los abusos de unos cuantos, está siendo cada vez más denostada por buena parte de los ciudadanos, lo cual es una verdadera lástima.

José Luis Gallego
jl@ecogallego.com
José Luis Gallego (Barcelona, 1964) es naturalista, periodista ambiental y escritor, miembro de la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC) y de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA). Ha publicado más de 20 libros de divulgación ambiental con las principales editoriales del país, como “El Hogar Ecológico” (Plaza y Janés) “Reponer La Tierra” (Random House Mondadori) o “Ecología para no ecologistas” (Editorial Ariel). Director, presentador y guionista de documentales y series de naturaleza y medio ambiente como “Terra Verda” o “Naturalmente” (ambas en TVE) y “Riu avall” en TV3. Colabora en el programa “Els Matins” de TV3 y en el magazine de radio “Julia en la Onda” de Onda Cero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas