Requisitos de una vía 30

publicado en Blog Ciudadano sobre Zaragoza

2 agosto, 2016

El concepto de zonas 30 o vías pacificadas empezaron a surgir en Zaragoza allá por el año 2007. La idea de las zonas 30, tal y como se puede deducir de la exposición de motivos de la Ordenanzas de Bicicletas y Peatones de Zaragoza es la pacificación del tráfico en las vías secundarias para ayudar a mejorar el concepto de modelo de ciudad a través de la reducción del límite de velocidad hasta ajustar la velocidad del vehículo motorizado en dichas vías hasta niveles compatibles con la utilización peatonal y ciclista segura y confortable.

Para un peatón o un clicista, la diferencia entre 30 y 50 km/h puede significar darle o quitarle la vida.

Entendemos pues que desde el punto de vista estrictamente ligado al tráfico supone la reducción del límite de ciudad de 50 km/h a 30 km/h. Para un automovilista, en un trayecto medio de 15 min. en ciudad, el límite de 30 km/h en todas las vías secundarias sólo supone 1 min. más en la duración del trayecto. Una de las principales diferencias que existe entre circular a una velocidad de 50km/h respecto a 30km/h es que la distancia de frenado es mucho mayor ante la necesidad de detener el vehículo. Pasando de los 13.5 metros a los 28 metros. De lo que se puede deducir que no hay ciudad capaz de organizar y estructurar sus calles desde el punto de vista de la Seguridad Vial en función de estas distancias de seguridad.

No es viable, ni prudente, ni necesario. Mas bien todo lo contrario. Las ciudades deben buscar alternativas al tráfico y transporte cómodas, amables, flexibles y sostenibles. Pero cuando hablamos de una vía pacificada que tiene como objetivo buscar un equilibrio y una utilización peatonal más amplia al espacio público entendemos que dichas acciones no deben quedarse únicamente en la limitación de la velocidad en las calles secundarias de la ciudad.

#Qué debería ser una vía 30.

Entendemos pues, que una vía pacificada debe ser el inicio de una serie de actuaciones que busquen devolver a los ciudadanos el protagonismo en la ciudad mediante aspectos tan importantes como la ampliación de zonas verdes, creación de zonas ESRO/ESRE, ampliación de aceras, peatonalización de calles…etc.

No podemos olvidar que la peatonalización y la pacificación de calles (unido a políticas de rotación de vehículos) mejoran el comercio de proximidad. Podemos ampliar el debate de las vías pacificadas hasta encontrar puntos en común con el comercio de proximidad y con todos los beneficios que conlleva, como por ejemplo la creación de un tejido social enriquecedor, el colorido de las calles llenas de gente y comercios, el aumento de la seguridad en aquellas calles con más comercios y personas, el aumento de las zonas verdes y la mejora de la salud. Podemos encontrar múltiples beneficios y puntos de unión entre conceptos tan diferentes -a primera vista- como “vías pacificadas”, “comercio proximidad”, “sostenibilidad” y “seguridad”.

No cabe duda pues que a estas alturas debemos entender las zonas pacificadas como algo mucho más que tratar de limitar una calle de 50 km/h a 30km/h. Que es lo que se ha hecho y se está haciendo hasta el día de hoy. Pretender invertir en este tipo de calles únicamente limitando la velocidad mediante marcas viales y esperar que todo lo demás salga solo (sostenibilidad, comercio proximidad, seguridad…) es un acto puro de abandono.

#Qué es en realidad una vía 30.

Pues una vía 30 en Zaragoza es una vía en la que antes se podía circular a 50km/h.

#Características que debería tener una vía pacificada.

Desde la experiencia creo que una vía pacificada debería tener seis características. Depende un poco de cada cual, otros dirán que cinco y algunos que tres. He enumerado seis características porque entre las seis agrupamos conceptos de seguridad vial, sostenibilidad, comercio de proximidad y seguridad.

Ha de haber arbolado o zonas verdes.No debe invitar a circular a velocidades superiores.Debe existir comercio de proximidad en la misma calle o muy próximo a ella.No debe haber filas de estacionamientos. O en todo caso una zona de ESRO/ESRE.Ha de ser accesibleHa de tener buena visibilidad en las intersecciones.

Ha de tener arbolado.

Las zonas verdes y el arbolado proporcionan sombra durante los meses de verano y protegen del frío y la lluvia durante los meses de invierno. Es decir, añaden estabilidad a la zona. Algo muy necesario para invitar a los viandantes a transitar por las calles y animar a los ciclistas a circular por las calzadas. Además las zonas verdes ayudan a reducir las emisiones de Co2.

No debe invitar a circular a velocidades superiores.

Todos hemos visto alguna calle en la que, a pesar de estar limitada a 30, parece que el acelerador nos pide más porque tal y como es la calle no intuimos el peligro. Olvidamos el tipo de calle en el que nos encontramos y circulamos a velocidades superiores a 30 y en muchos casos incluso a 50.  Una vía pacificada no debe invitar a elevar la velocidad no porque se encuentre en mal estado sino porque esté bien señalizada y conste de algunos elementos para evitar elevar la velocidad. Esto es algo que sale de forma natural en aquellas calles donde peatones y vehículos se encuentran al mismo nivel pues el conductor presta una mayor atención al ser consciente de que no tiene prioridad.

Debe existir comercio de proximidad.

El que haya comercios en la propia calle hace que los viandantes salgan a la calle para realizar sus tareas. Una calle con gente es una calle segura y en donde un vehículo no circulará de forma elevada o negligente.

No debe haber estacionamientos.

En la medida de lo posible debe de carecer de estacionamientos o implantarse la ESRO/ESRE. Una calle 30 no es debe ser una vía para estacionar. Si bien pueden activarse mecanismos para que incluir la zona naranja. Hay que tener en cuenta que a más vehículos menos sostenibilidad y más peligrosas son las intersecciones.

Ha de ser accesibles.

Las vías pacificadas (y todas las vías) deben de ser accesibles. Deben tener la anchura suficiente en sus aceras y los rebajes en los pasos peatonales. No obstante, lo ideal sería que tanto calzada como acera estuvieran al mismo nivel ya que está demostrado que mejora la movilidad peatonal y aumenta la seguridad vial.

Ha de tener buena visibilidad en las intersecciones.

Si la calle pacificada tiene estacionamientos (más presencia de coches) y se puede circular a velocidades superiores entonces como resultado tendremos peligrosas intersecciones.  Este es un punto muy demandado ya que en Zaragoza hay muchas intersecciones en donde la visibilidad es mas bien mala.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas