CRÓNICA DE DON JAIME

Nos envían esta crónica.

Calle Don Jaime, 8:50 AM de una mañana cualquiera.
Autobuses, táxis y vehículos privados parecen los dueños de la calzada.
Por la acera el sueño y el nuevo día de trabajo parecen mover a los pausados peatones.

De repente un ciclista avanza por la calzada, dirección Plaza de Aragón. Ojo, otor, no, otros dos. Todos por la calzada. El cuarto asciende pedaleando por la acera. Una ciclista precede a un autobús.



Ahora son uno, dos, tres los ciclistas que pedalean por la acera hacia la Plaza del Pilar, y otros tres circulan delante de dos taxis, por la calzada por supuesto.



Así cuento en 15 minutos un total de 15 ciclistas. De ellos 5 descendían por la acera, uno pedaleaba entre peatones hacia el Coso y otros 9 circulaban siendo tráfico, en la calzada.

Me sorprende el alto número de ciclistas que deciden convivir con respeto y pedalean por la calzada. Camino unos metros hacia el Ebro, siempre por Don Jaime, y encuentro una posible respuesta: una pareja de la Policía Local indica a los ciclistas que circulan por la acera que deben apearse o continuar por la calzada.



De hecho un ciclista que desciende siguiendo mi mismo camino se baja dela bici al adivinar las cazadoras de los Policías con sus espaldas reflectantes. Es un caso claro de "pedaleo por la acera porque medejan", y si no me dejan, pues no lo hago.




No hay lugar al desánimo, aunque el uso de la calzada no haya sido motivado por una posición personal de respeto hacia los peatones, el hecho es que estos 9 ciclistas han probado la calzada, y han visto que es un lugar más ágil y seguro que la acera para los ciclistas.

Mañana espero encontar de nuevo a una pareja de Agentes corrigiendo, disuadiendo con su sola presencia, y si es necesario sancionando a los infractores. Y en unas semanas quizá no encuentre ciclistas en la acera ni Policías corrigiendo, porque habremos aprendido a convivr, a respetarnos, habremos aprendido que la acera es peatonal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas