Contra la doble fila a la entrada de los colegios cada mañana


Los embajadores y otros alumnos del colegio Ágora se pusieron de acuerdo el pasado jueves para llamar la atención sobre la doble fila de los coches que cada mañana invaden toda la calle Marqués de Portugalete poniendo en peligro incluso a quienes intentan acceder a los colegios a pie.

Ese jueves la doble fila existió pero ¡de bicicletas! Una excelente manera de reclamar un poco más de sensatez y respeto a los conductores, que a menudo olvidan que también ellos son peatones... y sus hijos, sus amigos, los hijos de sus amigos... ¡Bravo!
Una acción parecida se realizó hace un par de años en Berlín para reivindicar el cambio de una situación incoherente y negativa para la ciudad, en la que se incurre con el consentimiento tácito de muchas de las partes implicadas.

Este caso de Berlín lo ilustra perfectamente: la indisciplina de los conductores obliga a la indisciplina de los transportistas, que a su vez colapsa la circulación de los conductores. Evidentemente, "los conductores" nunca han sido un colectivo ni un sistema organizado y se mueven por intereses individuales, de ahí que la capacidad para darse cuenta del problema quede limitada a quienes han sido tocados por la varita de la empatía, el respeto y la educación.




Desde STARS seguiremos enarbolando esa varita con la esperanza de tocar a cuantos más mejor. Hay muchas formas de enarbolarla, en el Ágora la sacaron a la calle y nos encanta

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas