HUESCA. Neociclista, veteropeatón

Os traemos una entrada del blog de Jorge Orús llena de coherencia: veteropeatón, neociclista y medioconductor, el problema de la sensación de impunidad que crea el automóvil, ir a un corredor de seguros, comparto el casco que debe ser voluntario pero no entiendo el desdén de colectivos ciclistas,) busco las calles menos conflictivas, prohibir bicis a determinadas horas en zonas peatonales (como en Holanda)

Gracias Jorge
huesca en bici


La Asociación Huesca en Bici ha solicitado que se delimiten los espacios para las bicis en las zonas peatonales. Estoy de acuerdo.

Aquí va un post que escribí hace unos días y que tenía por publicar todavía.

Desde hace algunos días formo parte de uno de los colectivos más denostados * en Huesca: el del ciclista urbano. Todo ha ido bien en el comienzo. Pérdida de temor inicial, adaptación al vehículo recuperado tras décadas, mejora del control de la bici… 

Hoy he tenido mi primer susto. Y ha sido precisamente ¡en zona peatonal y con un coche!
En el tránsito por zonas de tráfico los conductores se comportan, en general, con la misma prudencia con la que circulo en bici. Sin embargo, en esta denostada peatonalización por radical (cuando es raro no toparte con coches circulando) algunos conductores -autorizados o no- parecen relajarse: los hay que marchan netamente a más de 20 por hora (reparto sobre todo) y los hay que no atienden a las mínimas normas de circulación: campan por donde quieren -cuando sigue rigiendo la norma de la derecha- o salen de la parada con menor prudencia de la requerida.

El susto: Circulaba por la calle de Alcoraz por el carril izquierdo, dado que un camión de reparto estaba parado fuera de la zona correspondiente (primer problema), y ha salido detrás de este vehículo un turismo sin indicar intermitente. El piloto iba charrando y riendo amigablemente con su pasajero.

Ni ha mirado ni le ha importado la posibilidad de toparse con peatones o, como mi caso, con un ciclista. He frenado radical y le he dicho que pasara (obviamente, la prioridad era mía, porque el código de la circulación sigue valiendo en zonas peatonales) pero él, con displicencia, me ha dicho: “pasa, pasa”.

Soy veteropeatón, neociclista y medioconductor y la experiencia me lleva a decir que el problema sigue siendo la sensación de impunidad que crea el automóvil.

Por lo demás, he de señalar que mi primer acto tras la compra de la bici fue ir a un corredor de seguros, que circulo -salvo excepciones- con casco (comparto que debe ser voluntario pero no entiendo el desdén de colectivos ciclistas) y que busco las calles menos conflictivas. La experiencia es muy buena. La bici es un vehículo adecuado para una ciudad como Huesca.

Creo que no estaría de más delimitar espacio para bicis en calles de peatonales para protección del peatón o prohibir su paso a determinadas horas en las que hay un gran número de peatones. En esos momentos, circular en bici se torna además complicado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas