ENTRADA DESTACADA

Los invidentes alertan del peligro de aparcar los patinetes en las aceras

Piden al consistorio y a la Delegación del Gobierno que busquen alternativas. La ONCE advierte de que se estacionan en lugares de paso y exi...

viernes, 29 de diciembre de 2017

¡Providencia (CHILE): las veredas son para los peatones!

Eda Cleary (vecina de Providencia, Junta de Vecinos N° 5A El Bosque Oriente)

Señor Director:  

En el artículo publicado hace unos días por El Mostrador “Providencia: el paso siguiente”, sus autores mencionan como uno de los “progresos” de la actual gestión comunal lo que denominan la introducción de un “concepto más complejo de movilidad urbana” a pesar de su tono crítico con la alcaldía actual. Sorprende esta afirmación si se constata que nuestra comuna sufre a partir de Errázuriz los nefastos efectos de un escandaloso impulso “irresponsable” y “voluntarista” del ciclismo en las veredas. Los vecinos estamos hartos del uso manipulador del lenguaje para esconder la incapacidad de formular políticas públicas comunales racionales cumpliendo con lo básico de todo proceso de planificación: diagnóstico certero, proposición de un plan de inversiones, búsqueda de financiamiento, ejecución, puesta en práctica, evaluación y corrección. Si no se cumplen estas reglas, lo “participativo” y lo “dialogante” del proceso no sirven de nada.

En una entrevista la alcaldesa Errázuriz confesó su receta para gobernar Providencia: “diálogo más diálogo” y cuando eso no resulta “seguir con el diálogo”. Si bien es cierto el diálogo es necesario en cualquier gobierno democrático, si éste no se ajusta a la ley, se torna un diálogo entre sordos. La Ley de Tránsito dispone que las veredas o aceras son exclusivamente peatonales. Por otro lado, los alcaldes podrán extender permisos especiales de uso de la vía pública o de las veredas en caso de emergencias, de celebraciones y otros, pero en ningún caso en forma permanente y que altere el orden dispuesto por la ley válida para todos por igual. Carabineros tiene la misión de mantener el orden público y coordinarse con las alcaldías para el cumplimiento de sus labores.

La alcaldesa decidió impulsar el uso de las bicicletas en Providencia argumentando que era un medio “limpio” de transporte. Provocó una explosión de expectativas antes de planificar nada, cuyo resultado ha sido la invasión de las veredas de Providencia por parte de ciclistas a toda hora del día, haciendo peligroso el uso de las veredas por parte de los peatones de toda edad. Ante mis reclamos, la Oficina de Atención del Vecino de Providencia me contestó por mail que este era un problema de “convivencia” entre ciclistas y peatones en la vereda. Que había que aprender a “compartir” los espacios públicos. La irracionalidad y el voluntarismo de esta aseveración es insultante.

¿Quién enseñará a los ciclistas a respetar a los peatones? La respuesta es NADIE. A diario soportamos la insolencia de ciclistas “empoderados” por la alcaldesa y que se sienten éticamente superiores por usar un medio de transporte ecológico. Transitan a altas velocidades por las veredas, a veces en patota, tocando la bocina para que los peatones se corran y los dejen pasar. Si no les dan la pasada “a tiempo”, muchos ciclistas garabatean y ofenden a las personas sin contemplaciones, se pasan a las franjas verdes de las veredas destruyendo el pasto y escuchando al mismo tiempo música con audífonos. No conocen ninguna regla de tránsito y los peatones tenemos que estar atentos a los ciclistas en ambas direcciones para que no nos atropellen.

La 19° Comisaría de Carabineros se ha adaptado a esta política alcaldicia renunciando a su misión de hacer cumplir la ley de tránsito como lo hacen en la vía pública. La única medida que han tomado en conjunto con la alcaldesa es enviar a tres carabineros en bicicleta a “rogarles” a los ciclistas que se bajen de la vereda en una comuna de más de 200.000 habitantes y con una población flotante de cientos de miles de personas diarias adicionales. Juzgue usted!!! Es decir, estamos en el “sálvense quien pueda” y ante una ética institucional “sin obligaciones ni sanciones”.

 Fue tanta la presión y los reclamos de vecinos contra esta situación, que la alcaldía se vio obligada a colgar carteles en la comuna que dicen que las veredas son peatonales, pero sin disponer ninguna medida para que esta regla se cumpliera. Los ciclistas siguen siendo dueños y señores de las veredas cuando lo estimen conveniente y los automovilistas no necesitan incomodarse pues ocupan la vía pública en forma exclusiva.

En todas las grandes ciudades del mundo como Berlín, Londres o París, los ciclistas circulan por ciclovías o en su defecto en la franja derecha de la vía pública. Para ello las autoridades fijan reglas claras y multas contra quienes contravienen esta norma. Los automovilistas saben que deben respetar a los ciclistas y éstos a su vez entienden que deben conocer y respetar las reglas del tránsito por su propia seguridad y la de los demás y las cosas funcionan. ¿Por qué no habría de funcionar en Chile?

Al parecer a la alcaldesa y a sus equipos no les importa la experiencia internacional. Se escudan en que el Ministerio de Transporte es la institución llamada a regular esta situación. Mientras tanto insisten en la interpretación “mañosa” de la ley en nuestra comuna y le disputan el espacio a los peatones transformando este conflicto en un “asunto entre privados”. Su obligación es impulsar una política pública consistente en base a la ley y que garantice la movilidad de todos los miembros del tránsito con un mínimo de seguridad con claras reglas. El mencionado “nuevo concepto de movilidad urbana” ha dejado al criterio de cada cual como debe comportarse en los espacios públicos.

En el marco del actual estado de cosas, donde ya una vecina falleció a causa del atropello por parte de un ciclista, sin contar los numerosos peatones accidentados, lo único que cabe es hacer cumplir la ley vigente y mejorarla. Los automovilistas deben respetar a los ciclistas en la vía pública haciendo uso del único instrumento eficaz a nivel mundial que son las multas. Por otro lado y en relación a las multas contra ciclistas infractores de la ley, el Ministerio de Transporte debe exigirles sacar una patente en su respectiva comuna, hacer un curso de tránsito, portar su carnet de identidad y hacerlos claramente individualizables como cualquier automovilista que usa la vía pública y que atropella a otro o causa un accidente. Se debe introducir la obligación de un seguro contra accidentes para los ciclistas también. Actualmente Carabineros no tiene derecho a retenerles el carnet de identidad como se hace cuando se les pasa partes a los conductores de vehículos porque no tienen registro de ninguna especie ni en la comuna ni en ninguna parte.

El “paso siguiente” en Providencia, es que las nuevas autoridades tomen conciencia de este problema mayor y lo resuelvan racionalmente cumpliendo con estándares internacionales. No basta con que el ciclismo sea un medio de transporte limpio, se requiere también que sea sustentable socialmente.

¡Las veredas son para los peatones¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar y ánimo con la información a ciclistas y peatones