BUSCANDO UNA SOLUCIÓN PARA EL PASEO DE SAGASTA



¿Cómo se interpreta la prioridad peatonal en un bulevar peatonal en el que se permite el uso compartido a los ciclistas 
cumpliendo la Ordenanza?





 

 

¿Cuál debe ser la actitud de un ciclista que circula por un bulevar peatonal al acercarse a una zona de juegos infantiles en la que apenas hay un metro y medio de paso lateral?





 

¿Es posible indicar al ciclista que se apée 
de su bicicleta y recorra esa zona a pie,
para de esa forma convivir 
respetando la prioridad peatonal?











 

¿Puede la convivencia basarse en encerrar a los niños para que no molesten al ciclista y este pueda continuar su marcha ligero por el bulevar peatonal?




BUSCANDO UNA SOLUCIÓN PARA EL PASEO DE SAGASTA, así titulaba Christian Peribañez su artículo publicado en Heraldo de Aragón el pasado sábado 08 de febrero. 

¿A qué problema están buscando una solución?

Relataba que "Ya se han eliminado las jardineras y en pocos días se podrá intuir el nuevo trazado de 100 metros de vía ciclista que impedirá que las bicis tengan que subirse a la acera de la avenida de Goya y esperar semáforos que duran minuto y medio."

Y terminaba informando que "parece que el Ayuntamiento ha aparcado" el proyecto de pintar también un carril bici por mitad del bulevar, "por las muchas dudas que generaba."
 
Una vez aparcado ese proyecto, y teniendo claro que se va a hacer un paso de ciclistas y otro de peatones entre los dos tramos del bulevar, ¿a qué problema hay que encontrarle una solución allí?





¿Pueden ser un problema los niños jugando en su parque?

Parece que el Ayuntamiento está considerando la posibilidad de que la presencia de niños en una zona de paso de ciclistas puede suponer un problema, y se estarían planteando modificar la zona de juegos y vallarla para que los niños no molesten a los ciclistas.


Quizá este planteamiento viene de entender el bulevar como un corredor, un lugar en el que segregar flujos, un lugar que hay que adaptar a la circulación ciclista. Entendemos que este enfoque es completamente equivocado.

El bulevar es una zona peatonal donde poder no solo transitar de un lugar a otro, sino permanecer en él, deambular con sosiego y despreocupación, estar sentado en un banco mientras hijos o nietos juegan con cierta tranquilidad, una inestimable zona de recreo y ejercicio para personas mayores y de movilidad insegura, un lugar de encuentro, de socialización.... 

  La presencia de niños en su parque y el disfrute del mismo en libertad 


son los dos aspectos prioritarios a defender en esta zona. 

La convivencia debe hacerse cumpliendo con la Ordenanza, que prioriza el uso peatonal, y en este caso, de juego, ocio y convivencia. No son los niños los que pueden "molestar", sino el ciclista que no cumpla la Ordenanza.
Es el paso de ciclistas lo que debe regularse, informando que para convivir deben apearse para recorrer esa zona a pie, como indica la Ordenanza. Esto se consigue fácilmente con una señalización como la prevista en el Plan Director de la Bicicleta y con participación de la Policía Local en los primeros días para corregir los comportamientos irregulares.




Confiamos plenamente en que el Ayuntamiento esté valorando alternativas que realmente den prioridad al uso peatonal, y no consideren a niños y mayores como obstáculos a retirar.

Mientras tanto, seguiremos informando a los vecinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas