LA ACERA BICI DE INDEPENDENCIA CUMPLE UN AÑO SIN CONVENCER NI A PEATONES NI A CICLISTAS

C. Peribañez 08/02/2014 Heraldo de Aragón
 
«La fórmula disuade de utilizar la calzada», según denuncian Pedalea y Acera Peatonal. Además de zonas específicas para adelantar, los ciclistas sugieren semáforos en ámbar en los pasos de cebra

ZARAGOZA. Hace casi un año que el paseo de la Independencia amaneció con tímidas líneas discontinuas pintadas sobre sus aceras. Se trataba de la nueva ‘acera bici sugerida’ –ese es su nombre oficial–, que invitada a los ciclistas a agruparse en un carril bajo los tilos.

Casi doce meses después, el Ayuntamiento prefiere no hacer balance ni valoraciones, si bien muchos viandantes dudan de su utilidad («las bicis siguen yendo por donde quieren», se quejan) y los propios colectivos ciclistas recuerdan que no hay calzada más idónea para pedalear que la de Independencia. «Desde el principio consideramos que no era la solución correcta porque al pintar marcas viales por las aceras se lanza la idea de que la calzada es peligrosa», comenta Pedro Ruiz, de Pedalea.

Este colectivo, portavoz de los ciclistas en el Observatorio de la Bicicleta, apuntó en tiempos dos soluciones para hacer que las bicis regresaran a la calzada. Por un lado, proponían incentivarles pintando espacios específicos de adelantamiento en los semáforos. Esta sugerencia fue atendida por el servicio de Movilidad como puede verse en los ocho cruces que hay en Independencia. Por otro lado, Pedalea propuso que se instalaran semáforos específicos para ciclistas y permanentemente en ámbar en los pasos de cebra para que los ciclistas pudieran recorrer el paseo sin tantos parones. Esta idea, fundamentada en la buena visibilidad del paseo y en la rápida capacidad de reacción ciclista, no se ha contemplado.





 300 MEDICIONES DE VELOCIDAD
«El problema es que las bicis van más rápido por las aceras que por la calzada y así, es difícil convencerlas para que vuelvan a su espacio natural que compartir el asfalto con el resto del tráfico», explica Ruiz. De hecho, Pedalea recuerda que las bicis no deben ir a más de 10 kilómetros por hora sobre las aceras y, sin embargo, «de bajada, por la parte del edificio de Correos, se alcanzan los 15 kilómetros por hora pedaleando sin apenas esfuerzo», cuentan.

Más allá en las mediciones ha ido la plataforma Acera Peatonal, que también considera la ‘acera bici sugerida’ «un premio al mal comportamiento de los ciclistas». Este colectivo que vela por los intereses de los viandantes ha completado 300 registros para calcular la velocidad de los ciclistas. «Tomamos muestras en tres puntos: a la altura del Corte Inglés, de Heraldo y de Correos. La media de velocidad ciclista, aún sorteando peatones y mobiliario urbano, es de 18 kilómetros por hora. El máximo que registramos fue de 24km/h», cuenta Fernando Navarro.

El portavoz de Acera Peatonal también apunta que la de Independencia, según los criterios de los técnicos de Movilidad, es «la calzada perfecta por ser un vial recto, de carril único, con el firme liso y sin obstáculo alguno». El colectivo de viandantes solicitó al Ayuntamiento que colocara señalización vertical indicando que todo Independencia, también bajo los tilos, es «zona compartida con prioridad peatonal», y Movilidad instaló postes con estas señales en la plaza de Aragón y la de España.

También pidió Acera Peatonal que se instalaran carteles limitando la velocidad ciclista a 10 km/h, pero esta solicitud no ha sido tenida en cuenta.

Aunque en sus casi doce meses de funcionamiento son más los sustos y timbrazos que los accidentes, al menos hay dos denuncias registradas de peatones que fueron arrollados en la ‘acera bici sugerida’. En uno de los casos, el accidente se produjo junto un paso de cebra donde los ciclistas tienen la marca vial de un ceda; en el otro, el problema fue la escasa de visibilidad del carril tras las marquesinas de los autobuses de la plaza de Aragón

C. PERIBAÑEZ

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PEATONALIZACIÓN, A PASO LENTO EN ZARAGOZA

BOFETADAS CON SUTILEZA

Las aceras no son para las bicicletas